Cáñamo
General

¿Qué es el cáñamo y para qué se utiliza?

El cáñamo y la marihuana son dos plantas que pueden llevar a confusión, pero, aunque pertenecen al mismo género, la especie de Cannabis Sativa, las diferencias entre ambas, tanto a nivel morfológico como por sus principios activos, hace que sus usos y efectos sean muy diferentes.

El cáñamo es una planta que en demasiadas ocasiones se confunde con la marihuana debido a que su apariencia es muy parecida. Esto ocurre porque pertenecen a la misma familia, Cannabis Sativa, sin embargo, son variedades muy diferentes en cuanto a sus principios activos. Entre las diferencias entre cáñamo y marihuana cabe resaltar su menor porcentaje de THC, el principal compuesto psicoactivo de la marihuana. Es por esta razón por la que los usos que se le han dado a la planta del cáñamo han sido industriales y no recreativos. Los sectores en los que se ha aplicado han sido, principalmente, los textiles, la cosmética, la alimentación, la construcción y la biomasa.

Entre las principales ventajas de cáñamo se encuentran que el crecimiento de las plantas es muy rápido, alcanzando la madurez en aproximadamente 4 meses. No necesitan el uso de pesticidas para su cultivo y su requerimiento de agua es 50% menor del que se necesita para el algodón, ideal para cualquier zona, pero especialmente para aquellas con climas más secos.

El cáñamo en la industria textil

El uso de cáñamo industrial como fibra textil no es nada nuevo, de hecho, se remonta a más de 10.000 años atrás en la historia de la humanidad. Sus usos más habituales han sido en la manufactura de cuerdas, telas para confeccionar ropa, velas para los barcos y hasta papel por distintas culturas y civilizaciones. Cristóbal Colón y otros navegantes utilizaron las fibras de cáñamo para fabricar cuerdas y velas navales.

En la actualidad, el cáñamo aporta un valor esencial a la industria textil, y es que su producción es mucho más ecológica, más amigable con el medioambiente, si se compara con el algodón, por ejemplo. Poco a poco, grandes empresas han tomado conciencia del gran potencial de trabajar con la fibra de cáñamo, como la firma productora de prendas de vestir Levi Strauss, que ha lanzado un proyecto para reemplazar el 27% de algodón por cáñamo en sus ropas.

El cáñamo en la cosmética

La industria de la belleza aplica el uso del cáñamo en la elaboración de productos naturales que ofrecen mejores cuidados a los distintos tipos de pieles. Cremas, geles, champús, bálsamos, lociones… Sus vitaminas y ácidos esenciales son muy beneficiosos para la piel y el cabello, con un alto poder antioxidante y nutritivo.

El cáñamo en la alimentación

Son las semillas de cáñamo las que se utilizan en la alimentación aportando una gran cantidad de beneficios al organismo. Son ricas en proteínas fáciles de digerir, vitaminas, ácidos grasos esenciales y enzimas. Además, apenas contienen azúcares, almidones o grasas saturadas. Son aptas para niños porque carecen de sustancias psicoactivas.

Cabe destacar que las semillas de cáñamo cuentan con alto poder antioxidante, por sus aportes de vitaminas A, C y E, y que la American Chemical Society afirma que sus altos niveles de ácido alfa-linolénico (omega-3) son beneficiosos en la prevención de la enfermedad coronaria y del cáncer.

El cáñamo en la construcción

En el sector de la construcción, una de sus aplicaciones se conoce con el nombre de Hempcrete, compuesto de la palabra Hemp (cáñamo) y la palabra concrete (hormigón). Se trata de una pasta elaborada con la mezcla de fibras de cáñamo, cal, arena y agua.

La pasta se puede aplicar, al igual que el hormigón, directamente en obra y también requiere de un periodo de curado. El resultado es una estructura extremadamente fuerte, pero, al mismo tiempo, muy ligera y estable, ideal para zonas con alta actividad sísmica, ya que no se agrieta.

Además de esta aplicación directa, también se pueden adquirir productos ya elaborados con esta pasta, como ladrillos o bloques. También es posible encontrar productos ecológicos aislantes para la construcción, como paneles o mantas de lana de cáñamo.

Biomasa de cáñamo

La biomasa es el término que se utiliza para designar cualquier material de desecho de una planta o animal que no sirve como alimento. Cuando las flores de cáñamo se cultivan y procesan, el material biológico se queda atrás y es el que se conoce como biomasa de cáñamo, generalmente tallos y hojas.

El uso principal que se le da a la biomasa de cáñamo es como combustible. Las investigaciones avanzan buscando los mejores recursos para la energía renovable y cada vez prestan más atención a las ventajas de la biomasa de cáñamo.

Cuando se quema, se libera la energía que se almacena naturalmente en ellas y esto resulta muy útil para los agricultores, así como para pequeñas y medianas empresas que necesitan energía renovable. No obstante, la biomasa de cáñamo no necesita ser quemada para crear energía y es que hay un método que la convierte en biocombustible líquido, limpio y renovable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.