ZAPATILLAS MIZUNO
General

ZAPATILLAS MIZUNO, LAS MÁS RÁPIDAS DEL MERCADO

La empresa nipona ha estado tradicionalmente a la cabeza de las zapatillas de running. Hablar de Mizuno es hablar de una máxima amortiguación y una óptima estabilidad.

Las zapatillas Mizuno llevan más de cien años ofreciendo la mejor calidad en cuanto a zapatillas deportivas se refiere. Hablar de Mizuno es hablar de una máxima amortiguación y una óptima estabilidad. Si bien es cierto que a la hora de escoger unas zapatillas para hacer running, lo primero que debemos pensar es en nuestra comodidad, no debemos dejar pasar que su rendimiento es el segundo factor más importante a tener en cuenta.

Mizuno siempre se ha caracterizado por ofrecer modelos ligeros, tanto en modelos de entrenamiento hasta en zapatillas de competición. No exageramos si decimos que la marca de Osaka siempre ha apostado por la amortiguación y la estabilidad para los runners tanto principiantes como avanzados.

Mizuno

Son muchos los modelos si optamos por las zapatillas Mizuno a la hora de iniciarnos en el running, aunque también las hay para los más avanzados y, por supuesto, para los profesionales. A continuación, repasamos una lista de los modelos que más se acomodan a todas las necesidades que cualquier corredor pueda llegar a tener.

WAVE SHADOW

Este es el modelo de entrenamiento más ligero dirigido a los corredores neutros. Una zapatilla mixta, que vale tanto para entrenamiento como para competición. Es una gran elección para corredores masculinos por debajo de los 70 kilos, y, para corredoras femeninas por debajo de los 55 kilos. En definitiva, un modelo ligero, de 250 gramos, para corredores y corredoras ligeros, que buscan sacar el máximo partido a sus zapatillas deportivas.

WAVE CATALYST 2

Las Mizuno Wave Catalyst 2 se refieren exactamente a la misma descripción que su compañera neutra, la Wave Shadow, con la diferencia esencial de que va dirigida a corredores pronadores. En resumen, la Wave Catalyst 2 es la mixta de pronación, misma ligereza, misma fiabilidad, misma comodidad. Una forma idónea de garantizarnos la rapidez y también la estabilidad.

WAVE SONIC

Un modelo lanzado a inicios de 2018. Un éxito de la marca de Osaka, con una plataforma Wave encapsulada, que no podrás ver pero que sigue ahí, fiel a las zapatillas Mizuno. Es un modelo óptimo dirigido a la competición y al entrenamientos a ritmos elevados y corredores ligeros (-70 kilos en hombres y -50 en mujeres). Orientada principalmente para corredores que tiren de zona media y puntera, es decir, para corredores cuya técnica de carrera sea buena. Su peso es de unos irrisorios 220 gramos. Una pluma, vaya.

WAVE EMPEROR 3

Una zapatilla para los más avanzados, para los competidores de raza. El modelo más rápido de la colección de Mizuno. Si has sido usuario de la marca nipona, posiblemente recordarás las Wave Ekiden. Pues en esta ocasión nos encontramos un su recambio perfecto. Una máquina de solo 190 gramos de peso para ir volando muy rápido en las distancias más cortas y triatlones.

Son muchos los modelos que Mizuno nos ofrece, pero son más los usuarios que han comentado sus más que buenas experiencias con la tecnología Mizuno. Su tecnología Wave, especialmente en las zapatillas de running, material EVA en la entre suela, suela de caucho con distintos diseños para un agarre óptimo en cada caso, son aspectos a tener muy en cuenta cuando se trata de escoger una zapatilla que sea rápida y que se acomode a todas nuestras necesidades.

Hemos mencionado anteriormente puntos a tener en cuenta como la estabilidad, la ligereza o la amortiguación. A continuación, veremos por qué son tan importantes a la hora de practicar running.

  • Amortiguación: La zapatilla tiene que estar bien amortiguada debido a que ha de soportar el paso de muchos kilómetros, no importa si son seguidos o acumulados a lo largo de la carrera. Esto es especialmente importante en una zapatilla rodadora, ya que el paso de los kilómetros va haciendo mella en hombres y mujeres y la mediasuela tiene que ser capaz de absorber todo lo posible los efectos negativos que provocan el impacto contra el suelo al correr.
  • Estabilidad: Por lo general, la zapatilla tiene que ser estable, ya que lo ideal es que sus usuarios tengan asegurada una pisada lo más correcta posible. Esto quiere decir que cuando alguien usa la zapatilla, durante la pisada tiene que caer todo su peso sobre ella, ésta ha de permanecer estable y no ceder de manera lateral. Pero, además de esto, hay modelos de zapatillas que unen elementos extras para potenciar la estabilidad y frenar aspectos como la sobrepronación. Son las zapatillas que comúnmente se conocen como “pronadoras”.
  • Ligereza: Todos los elementos están dirigidos a ser elaborados con los materiales más ligeros, con el fin de que la zapatilla resultante sea lo menos pesada posible y, de esta manera, beneficiar a quien la utilice. En una zapatilla de entrenamiento diario no es tan determinante este aspecto como en una de competición, pero no por ello la ligereza deja de ser algo a tener muy en cuenta.

Esto son sólo algunos de los aspectos en los que hay que repara a la hora de escoger una zapatilla. Las Mizuno están a la cabeza desde hace muchísimo tiempo en estas características y es por ello que es una elección muy usada entre todos los usuarios de running. Aunque no debemos olvidar lo importante: en cualquier deporte, la salud del atleta es lo principal que hay que cuidar, es por ello que la elección de un material que aúne todos estos puntos comentados y otros (como la transpirabilidad o la sujeción) corresponden a decisiones que no deben tomarse a la ligera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.