Ventajas gas natural
General

¿Qué ventajas tiene el gas natural frente a sus competidores?

El gas natural fue una de las primeras fuentes de energía que se ha ido empleado a lo largo de la historia de la humanidad, y aún sigue vigente como una de las más utilizadas.

Se crea a partir de la descomposición de los restos de animales y plantas después de haber permanecido en el subsuelo durante miles de años, al igual que sucede con sus derivados. Contiene metano, alcalinos en general, y a veces cantidades pequeñas de dióxido de carbono, helio, nitrógeno y ácido sulfhídrico.

Las ventajas del gas natural hacen que sea uno de los recursos más empleados en la era moderna, incluso a pesar de otras fuentes de energía como la electricidad. Se utiliza en una gran variedad de actividades, tanto a nivel industrial como residencial.

Beneficios del gas natural

La instalación de gas natural trae consigo una gran variedad de factores que resultan beneficiosos para sus usuarios, pero las ventajas que posee dicho recurso comienzan a notarse desde antes de llegar al consumidor.

Para empezar, es muy fácil de conseguir debido a su naturaleza, por lo que es parte de una garantía como fuente de energía que va a perdurar durante muchos años más. Además, su extracción y transporte no requiere de equipos ni tecnologías demasiado costosas, y así su precio final no es tan elevado.

Es bastante sencillo de utilizar cuando ya está distribuido. Simplemente es cuestión de abrir una válvula o grifo para que el gas comience a salir en la medida que se necesite. El ejemplo más gráfico de ello son los hornillos de la cocina y la calefacción de gas natural.

Beneficios del gas natural

Lo bueno de este recurso es que es muy fácil de almacenar. Requiere que sus contenedores tengan medidas de seguridad para prevenir fugas por deterioro, pero en realidad, los depósitos y tanques pueden ir en casi cualquier sitio, incluyendo bajo la tierra.

El alto poder calorífico del gas hace que sea una fuente de energía muy valiosa y rentable de utilizar, es decir, no hace falta mucho gas para que genere suficiente calor. Esto mismo lo vuelve tan versátil en su uso, por lo que se puede utilizar en gran variedad de aparatos e instrumentos, como por ejemplo, las calderas, la cocina, las parrillas, etcétera.

No quedan residuos en el ambiente después de que la combustión se haya llevado a cabo, por lo que el proceso de limpieza es inexistente, y así se vuelve aún más factible de utilizar.

La instalación

La instalación de gas natural es un proceso muy cuidadoso porque es un recurso que combustiona y es muy fácil que se escape en caso de que ocurra alguna fuga. En este último aspecto, existe la ventaja de que se esparce con rapidez en la atmósfera y más pronto que tarde pasa el riesgo de combustión.

Parte de la instalación implica que el lugar dónde se vaya a realizar la misma se prepare para que el gas quede comprimido y pueda ocupar menos lugar, esto se debe a que no es material sólido ni líquido.

El mantenimiento de las instalaciones no es complicado, pero sí requiere de un trabajo constante por cuestiones de seguridad. Deben revisarse cada cierto tiempo el contenedor y las tuberías para poder actuar lo más rápido posible en caso de una fuga. Esto se realiza con cierta facilidad en los hogares a pesar de que el gas no tenga olor, porque el mismo se puede apreciar con un olor muy fuerte cuando puede darse el caso de que exista una fuga.

El servicio de gas natural es bastante asequible en comparación con otros servicios como la electricidad y el agua. Al ser un recurso que no suele utilizarse continuamente, el coste disminuye incluso más. Esto es una ventaja tanto para las industrias como para los hogares porque puede ser adquirido por casi cualquiera, incluso si posee varios equipos que lo utilizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.