El autónomo un héroe sin capa
General

El autónomo, un héroe sin capa

Un trabajador autónomo, como su propio nombre indica debe ser lo más autosuficiente posible en el desarrollo de su actividad, debe adquirir una serie de conocimientos y habilidades que van más allá de la simple labor de la que se es profesional. Un trabajador autónomo está solo ante el peligro en la mayor parte del tiempo, y es una persona que debe asumir cualidades de super héroe para sobrevivir en una sociedad que se lo pone todo en contra.

Un trabajador autónomo debe tener conocimiento de actividades tan dispares como de las obligaciones que se tienen con la administración pública, las ventajas fiscales de las que puede aprovecharse frente a un trabajador por cuenta ajena, la relación entre el IVA y  el IRPF con su actividad profesional, que es lo que determina el precio por sus trabajos y servicios, cómo hacer declaraciones informativas, el control de cobros y el aplazamiento de impuestos… pero, sobre todo, debe tener una absoluto control sobre su facturación, cómo hacer una factura y cómo saber declarar los gastos con y sin factura.

La facturación para pymes y autónomos cuenta con una gran ayuda que todo profesional debería conocer. En la página web billin.net, encontraremos un programa de facturación de acceso gratuito ideal para la pequeña y mediana empresa que tiene como objetivo centralizar todas las facturas, con lo que se ahorrará un tiempo vital que no suelen tener. Y es que la facturación es un elemento vital, de máxima importancia para que, tanto el profesional autónomo como las pymes, puedan desarrollar su trabajo de manera óptima.

Importancia de la facturación para el autónomo

Aunque existe una obligación legal de llevar la contabilidad por parte del autónomo como cualquier otra empresa, de manera ordenada y clara para cualquier posible inspección, estos profesionales encuentran, además, beneficios claros por llevar un proceso contable del negocio de forma correcta.

Importancia de la facturación para el autónomo

En primer lugar, el primero de los beneficios con los que podemos contar no es otro que conocer, siempre y en todo momento, el estado de salud económica que tiene nuestro negocio, facilitando los procesos cuando llegue el momento de presentar los impuestos debidos y las declaraciones fiscales obligadas.

Aunque, a pesar de la importancia que tiene para el negocio, llevar al día el apartado de la contabilidad no es algo que se suela hacer con agrado y, por lo tanto, no hay una cultura extendida en este sentido. Para evitar posibles errores de entendimiento, el autónomo debería hacer un esfuerzo e intentar aumentar su nivel de comprensión de la contabilidad y de su normativa con la realización de algún curso, pues con estos conocimientos podremos actualizarnos y adquirir la habilidad necesaria para conocer el estado del negocio de forma rápida y eficaz, y, sobre todo, como ya hemos indicado, cumplir con las obligaciones fiscales evitando posibles errores que nos lleven al pago de multas.

Una buena formación en contabilidad nos servirá para llevar al día la contabilidad que nos exigen desde la Agencia Tributaria, que, además, será de gran utilidad para saber en todo momento qué cantidades están entrando en la empresa y cuáles son los gastos, poder analizarlos y optimizarlos o disminuirlos según el caso.

Libros imprescindibles en la contabilidad del autónomo

Para llevar con exactitud los ingresos y los gastos del negocio o empresa de las que somos propietarios como autónomos, debemos llevar obligatoriamente una serie de libros donde marcar las compras y las ventas realizadas para presentarlas a la institución que nos la exija.

Para empezar, todo autónomo debe presentar, cuando sea requerido para ello, un libro de registro de facturas emitidas y un libro de ventas e ingresos en los cuales se tiene que ir apuntando todas y cada una de las facturas que se hayan acumulado en determinados periodos de tiempo.

En el libro de facturas emitidas debe figurar información como el número de factura y serie si fuera necesario, la fecha de emisión y la fecha de realización del trabajo si no son coincidentes, el destinatario de la factura, que debe incluir el nombre y apellidos o en su defecto la razón social y NIF, la base imponible, el tipo de IVA, que puede ser del 4, del 10 o del 21 %, así como el importe del IVA.

En cuanto al libro de registro de ventas e ingresos, obligatorio para autónomos en estimación directa simplificada, se reflejarán todas las ventas que se hayan producido con la factura y demás ingresos realizados. En este libro se debe incluir el número de anotación, la fecha del trabajo realizado y el concepto y cantidad, con el IVA a parte.

En relación a los conocimientos necesarios para saber el estado de salud del negocio, el libro de facturas recibidas será de gran utilidad para controlar la inversión en gastos que son necesarios para conseguir los ingresos, es decir, podremos comprobar siempre que queramos si nuestro trabajo genera pérdidas o beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.