Desparasitación en los perros
General

Todo lo que debes saber sobre la desparasitación en los perros

Tener un perro como mascota conlleva responsabilidades que van más allá de la alimentación y los juegos, pues el cuidado y protección de su salud es fundamental. En este sentido, resulta básico aprender todo lo relacionado con la desparasitación de los perros.

Los perros, desde su nacimiento son propensos a adquirir parásitos, bien sea internos, externos o ambos. De no ser tratados a tiempo, estos microorganismos pueden llegar a causar grandes molestias, malestares y hasta la muerte a la mascota. Es por ello que establecer un plan de desparasitación regular es imprescindible para el cuidado de la salud, tanto del perro como de los humanos.

Esto se debe a que varios de los parásitos que atacan a los animales pueden ser los causantes de graves enfermedades en las personas. En vista de ello, hablaremos sobre todo lo relacionado con la desparasitación de los perros.

Los parásitos y sus tipos

Los parásitos de perros son pequeños seres que habitan en los perros, bien sea en su interior o en el exterior, alimentándose de ellos. Para entender la importancia que tiene desparasitar perros, es necesario conocer los tipos de parásitos que existen y las enfermedades que éstos les pueden producir a los canes. Entre los más comunes se pueden mencionar los siguientes.

Parásitos internos

Son aquellos que residen en los órganos vitales del perro, tales como:

  • Gusanos pulmonares. Generan dificultades respiratorias y problemas de coagulación sanguínea.
  • Gusanos del corazón. Se presentan complicaciones en el bombeo de la sangre a las arterias de los pulmones, lo cual provoca lentamente insuficiencias cardíacas.
  • Gusanos redondos. Problemas intestinales severos y en ocasiones, respiratorios.
  • Gusanos ganchudos. Hemorragias internas a nivel estomacal.
  • Gusanos látigo. Diarreas y anemias letales.
Parásitos en los perros

Los externos

Son los más conocidos, debido a que algunos son perceptibles para la vista humana:

  • Pulgas. Se alimentan de sangre y causan molestos picores, dermatitis y alergias.
  • Garrapatas. Pican al perro y se alimentan de su sangre, provocando irritación, alergias, anemia y enfermedades graves como Babesiosis, Ehrlichiosis, Lyme, entre otras.
  • Ácaros de la sarna. Afectan a la piel del animal causando mucho picor, perdida del pelo, pápulas con costras e irritaciones infecciosas.

Ambos tipos de parásitos se encuentran en el ambiente, especialmente en lugares frecuentados por otros perros y animales, como parques y jardines. De este modo, se pueden adquirir los parásitos a través del suelo, tierra, alimentos, agua, objetos y heces contaminadas.

Tipos de desparasitación y su frecuencia

En vista de que hay parásitos internos y externos, se han creados métodos de desparasitación para tratar esos casos, bien sea mediante pastillas ingeridas para los internos, sustancias de aplicación dérmica para los externos, o incluso otros medicamentos que actúan para ambos.

En cualquier caso, es imprescindible saber cada cuanto se desparasita a un perro, pues esto dependerá de factores como la edad, el peso y el ambiente en el que se desenvuelva el perro. No obstante, debido a que el periodo de desarrollo de algunos parásitos es de más o menos 30 días, los especialistas recomiendan implementar una doble protección mensual.

Ésta consiste en la administración a la mascota del desparasitante recetado por un veterinario, y que además, sea reforzado con un tratamiento externo mediante baños normales aplicando jabones, polvos talco o champús especiales, esparciendo el líquido de la pipeta, o colocando collares antipulgas.

Riesgos para mascotas y dueños

Para culminar, es necesario mencionar la importancia que tiene respetar y mantener la frecuencia de desparasitación de los perros. Esto se debe no solo a todas las enfermedades que los perros pueden adquirir, las cuales pueden llegar a ser letales, sino que también pueden producir afecciones zoonóticas. Esto significa que son transmisibles de perro a humano, poniendo en gran riesgo la salud de los dueños.

Entre las enfermedades más comunes producto de un parásito canino se encuentran la Leishmaniosis, Toxocariosis (gusano redondo), Equinococosis o quiste hidatídico, enfermedad de Lyme  y Rickettsiosis (picadura de garrapata infectada), Dirofilariosis (la produce el gusano del corazón y se transmite por picadura de mosquito), sarna sarcóptica, entre otras.

De este modo, la mejor opción para evitar contagios y padecimientos, es llevar un adecuado plan de desparasitación de la mascota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.