El seguro de decesos y sus coberturas
General

El seguro de decesos y sus coberturas

Aunque suene irónico, la muerte es parte de la vida. Es un destino del que podremos escabullirnos en muchas ocasiones, pero al que tarde o temprano llegaremos. Pero también podemos vivirlo como espectadores cuando nuestros seres queridos, amigos, familiares y conocidos fallecen. En estos casos, la forma de vivir el proceso varía mucho.

A pesar de ello, ciertas experiencias están prácticamente estandarizadas y determinadas por el contexto cultural y económico. En este sentido, los seguros tienen mucho que aportar aunque muchas personas siguen prescindiendo de contratarlos. ¿Quieres saber que es un seguro de decesos? Aquí te lo explicamos junto con su utilidad y coberturas típicas.

¿Qué es un seguro de decesos?

Retomando la idea inicial, la muerte es un episodio inherente a nuestra existencia. La manera en que actuamos frente a ella puede diferir sustancialmente entre las personas y colectivos; sin embargo, siempre hay algo un punto de coincidencia. Los trámites post-mortem, por ejemplo, pueden ser los mismos dentro de una misma localidad, así como los rituales de despedida. Los seguros de decesos existen por algo.

Pero, ¿qué son? Pues bien, simplemente hablamos de un tipo de póliza que cubre los gastos inherentes al fallecimiento de una persona. Generalmente, la cobertura abarca hasta el límite de capital asegurado, abarcando servicios fúnebres y administrativos. Mientras que algunos seguros de decesos ofrecen coberturas adicionales, en su mayoría de carácter administrativo también.

Por tanto, cuando decimos que la experiencia puede ser similar en algún punto es refiriéndonos precisamente a quienes tienen un seguro de decesos. Esto, lejos de ser desfavorable, constituye una gran ayuda pues funciona como una guía para saber qué hacer en caso del fallecimiento de un familiar. Y es que en medio del dolor y del impacto de esta noticia, puede ser difícil tomar decisiones.

Coberturas típicas de un seguro de decesos

Ahora bien, las coberturas básicas de los seguros de decesos pueden variar dependiendo de la empresa proveedora y otros factores; por ejemplo, del lugar de residencia o el lugar del sepelio. Aun así, la mayoría mantiene una misma cobertura básica para abordar las situaciones típicas que surgen tras el fallecimiento de una persona. Estas son la prestación del servicio funerario y el administrativo.

Una póliza de seguro de decesos básica puede cubrir todo lo inherente a la prestación del servicio funerario; esto es el féretro, el tiempo del féretro en el tanatorio, las esquelas, el coche fúnebre y el entierro o cremación, según sea el caso. Por lo general, estos son los aspectos más valorados por quienes contratan este tipo de servicios dada la cantidad de diligencias implicadas.

Mientras que las gestiones administrativas son aquellas relacionadas con el papeleo derivado del fallecimiento de una persona. Esto incluye la solicitud del certificado de defunción; la revisión de testamento y/o adjudicación de herencias; darse de baja en la seguridad social; la inscripción en el registro civil; incluso la solicitud de pensión por viudedad, orfandad, jubilación o invalidez.

¿Por qué es útil un seguro de decesos?

El dolor por la pérdida puede limitar o anular la capacidad de abordar todas estas actividades; por ello, un seguro de decesos podría aligerar la carga sin retrasar su proceder. El tema es, ciertamente, delicado, pero nunca está de más considerarlo; muchas personas han optado por estas pólizas para solventar rápidamente este tipo de situaciones y están conformes con ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.