empresa de representación fiscal en Suiza
Economía

Lo que tienes que saber para elegir una empresa de representación fiscal en Suiza

La representación fiscal en Suiza es un paso fundamental para poder establecer tu propio negocio en este país. Gracias a las condiciones inmejorables para la creación de empresas como la estabilidad política de la nación, un marco legal favorable y algunas ventajas fiscales, Suiza ha logrado hacerse un hueco en el tejido empresarial europeo.

No obstante, el procedimiento de creación de empresas no es para nada sencillo, siendo necesario un conocimiento profundo de la legislación local, su sistema fiscal y tributario. La única forma posible para completar todo este procedimiento, sacando provecho de las potenciales ventajas fiscales ofrecidas por la nación, es utilizando servicios de director residente suizo.

¿Qué es un representante fiscal y cuáles son sus funciones?

Un representante fiscal es la persona encargada de mantener una relación fluida y adecuada con el Estado y las autoridades fiscales permitiendo que la empresa fundada en Suiza mantenga al día sus obligaciones relacionadas con impuestos, IVA y asuntos similares, relacionadas con el mercado empresarial.

Este se encargará de gestionar las declaraciones de impuestos, controlar la documentación que se presenta a las autoridades de forma periódica, realizar auditorías, tramitar información de aduanas y proporcionar un espacio físico para que las autoridades fiscales suizas cumplan cómodamente con su trabajo de fiscalización cuando sea requerido.

Además, las empresas relacionadas con la prestación de este servicio, pueden ofrecer labores complementarias como una representación integral, administración de negocios y gestión de recursos humanos. Todo esto, sumado a los servicios de asesoramiento fiscal y tributario, asegura un perfecto funcionamiento de cualquier negocio establecido en territorio suizo.

Representante fiscal

Ahora bien, ¿cómo elegir una empresa de representación en Suiza?

El conocimiento del mercado suizo es fundamental para cualquier inversor que desee crear una empresa en este país. Ciertamente, existen diversos organismos que se encargan de asesorar a las empresas en su proceso de internacionalización, para hacer más sencillo su aterrizaje y establecimiento en Suiza, pero siempre será más seguro contar con una estrategia personalizada. 

No importa el tamaño de la organización o sociedad a establecer, la optimización de los recursos y el conocimiento legal del mercado es un asunto de vital importancia para el éxito del proceso. En este punto, es donde las empresas de representación en Suiza, como por ejemplo Swiss Financial Company & Trust, se convierten en una necesidad para los empresarios.

La elección de una empresa de representación debería centrarse en su trayectoria y la capacidad de ofrecer un servicio integral que, además de ayudar en la creación de la empresa, colabore en las auditorías fiscales, en la gestión de RRHH y cualquier otro tema necesario para el funcionamiento óptimo de la empresa dentro del mercado suizo.

Por lo general, los servicios ofrecidos por las empresas de representación se resumen en la siguiente lista:

  • Asesoramiento fiscal de parte de profesionales, conocedores del marco legal y fiscal suizo.
  • Presentar declaraciones de renta y mantener al día la documentación exigible por los entes fiscalizadores. La empresa se encargará de presentar las declaraciones de IVA, gestionar la contabilidad y realizar declaraciones fiscales.
  • Apoyar la gestión administrativa de la empresa, incluyendo la representación en temas aduaneros y cualquier trámite administrativo que deba presentarse ante las autoridades suizas. También podrán administrar nóminas, tramitar correspondencia y tramitar permisos de trabajo para los colaboradores.
  • Asesoría legal en diferentes áreas relacionadas con el modelo de negocio implementado por la empresa.
  • Administración y gerencia local, ya que cualquier sociedad suiza debe estar representada por al menos una persona que cuente con residencia legal en el país, por lo cual resulta conveniente que sea el gerente o administrador quien cumpla con este requisito.

Para esto, las empresas de representación cuentan con un equipo multidisciplinar de profesionales, el cual conoce en profundidad todas las leyes y tiene la capacidad de mantener dentro del marco de la legalidad todas las operaciones de la empresa que representan. Este servicio integral supone una serie de ventajas para los empresarios, destacando lo siguiente:

  • Optimización del tiempo y los recursos necesarios para establecer una empresa en Suiza, permitiendo que el empresario pueda concentrarse en labores prioritarias relacionadas con el modelo de negocio y cualquier otra actividad principal.
  • Ganar en eficiencia gracias a una red de colaboradores perfectamente capacitada para cumplir con cualquier rol requerido para mantener una empresa saludable desde el punto de vista legal, fiscal y tributario dentro del territorio suizo.
  • Mantener los costes operativos bajo un control estricto, ya que el conjunto de servicios se establece bajo un contrato claro y con pocas variaciones.
  • Flexibilidad, al no requerir la contratación de una plantilla de colaboradores para cumplir con tareas específicas. El conjunto de tareas se convierte en contrato de prestación de servicios externos, lo cual reduce los compromisos económicos implicados en la gestión de personal propio.
Servicios de las empresas de representación

¿Cuáles son los pasos para crear una empresa en Suiza?

Como mencionamos en líneas anteriores, cualquier empresa o sociedad creada en Suiza debe estar representada por al menos un ciudadano residente en el país. Las empresas de representación ofrecen el servicio de convertirse en representantes de la sociedad, asumiendo el papel de gerente, cuya función se limita solo a responsabilidades administrativas.

Habiendo determinado los componentes de la sociedad y elegido quien será el represente de la empresa en Suiza, llega el momento de elegir la forma jurídica bajo la cual operar. Esta puede ser una sociedad anónima, de responsabilidad limitada y otras a considerar en función a las características de la empresa o modelo de negocio.

Además, es necesario cumplir con una serie de permisos especiales, los cuales son establecidos por el marco legal nacional y cantonal, para posteriormente inscribir la empresa en los organismos oficiales obligatorios. Al culminar todo este procedimiento, la empresa podrá comenzar a funcionar con normalidad, ajustándose a las leyes nacionales y locales del país.

Como has podido notar, todo el procedimiento de constituir una empresa en territorio suizo se ve simplificado por los servicios de una empresa de representación fiscal en Suiza, la cual se encargará de todo el proceso formal que conlleva la constitución de una sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.