Qué es la vitamina D
Medicina

Qué es la vitamina D

Las vitaminas son un conjunto de sustancias utilizadas por el cuerpo, tanto para su desarrollo como para su correcto funcionamiento. Algunas de ellas son producidas por nuestro organismo en cantidad limitada, pero la mayor parte proviene de los alimentos que consumimos diariamente. Por tanto, mantener niveles óptimos dependerá de la calidad de la alimentación.

Existe una vitamina en particular, que resulta importante para el mantenimiento de una gran variedad de funciones del organismo humano. Se trata de la Vitamina D, la cual forma parte de las 13 sustancias esenciales que el cuerpo necesita para crecer y funcionar correctamente, junto con las vitaminas A, B, C, E y K.

En las siguientes líneas sabremos qué es la vitamina D y cómo influye en las diferentes funciones del organismo humano.

¿Qué es la vitamina D?

Se trata de una vitamina liposoluble, que sirve como vehículo de absorción del calcio por parte del organismo. La misma se almacena en los tejidos grasos del cuerpo. Se conoce como una denominación genérica, pero la vitamina D se subdivide en dos tipos: vitamina D3 (colecalciferol), producida por la piel y la acción de la luz solar y vitamina D2 (ergocalciferol) producida por plantas. La vitamina D3 por sí sola es inactiva y necesita dos pasos de activación, uno en el hígado y otro, mayoritariamente en el riñón, para convertirse en la forma metabólicamente activa.

Cualquier persona con deficiencia comprobada de vitamina D, puede suplementarse bajo vigilancia médica, utilizando Calcifediol u otros suplementos. Este es un medicamento análogo de la vitamina D, una prohormona que se produce en el hígado y tiene la capacidad de ayudar a que el organismo utilice más el calcio disponible en el mismo para el mantenimiento del tejido óseo.

¿Cómo influye la vitamina D en las diferentes funciones del organismo humano?

Como ya dijimos, la vitamina D tiene la función principal de ayudar al organismo a absorber correctamente el calcio, un elemento fundamental en la formación de los huesos, junto al fósforo. Durante la etapa de crecimiento, la absorción de calcio es fundamental para el crecimiento de los huesos. Su deficiencia, puede ocasionar raquitismo.

En la edad adulta, el calcio deja de ser absorbido por el organismo, produciendo una desmineralización progresiva de los huesos, lo cual genera en principio una osteopenia (densidad ósea anormal), que con el paso del tiempo conduciría a una osteoporosis (debilidad general de los huesos, que puede volverlos quebradizos y tendenciosos a fracturas).

No obstante, esta no sería la única función de la vitamina D en nuestro organismo. Se reconoce su participación en funciones metabólicas no relacionadas con la homeostasis del calcio y el fósforo, por parte de tejidos como las células beta-pancreáticas, células cerebrales específicas, músculos y células endocrinas, dando a entender su importancia en la regulación del sistema inmunitario.

Adicionalmente, la vitamina D tiene un papel preventivo, evitando el desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 1 y tipo 2, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares, colitis ulcerosa e, incluso, ciertos tipos de cáncer como el de mama, colorrectal, de  próstata y de colon.

Debido a sus importantes funciones dentro del organismo humano, es recomendable el consumo de alimentos ricos en vitamina D, determinados suplementos bajo vigilancia médica y la exposición natural a la luz del sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.