Dermatitis atópica
Medicina

Qué es la dermatitis atópica y cómo tratarla

La dermatitis atópica, también conocida como eccema, es un trastorno crónico de la piel que provoca picazón y enrojecimiento, además de erupciones escamosas y pruriginosas. Puede manifestarse a cualquier edad, aunque resulta bastante común en los niños, usualmente manifestándose junto con asma o rinitis alérgica.

No existe una cura, pero si hay un protocolo de tratamiento dermatitis atópica y algunas medidas de cuidado personal que se pueden seguir para aliviar las molestias y evitar rebrotes. Por ejemplo, mantener la hidratación de la piel y evitar el uso de jabones fuertes. ¿Cuáles son las causas de este padecimiento y cómo podemos tratarlo? Te contamos más en las siguientes líneas.

¿Cuáles son las causas de la dermatitis atópica?

Los eccemas se encuentran relacionados con una variación genética de la piel que perjudica la capacidad de la misma para conservar la humedad y protegerse de las bacterias, alérgenos e irritantes provenientes del exterior. Antecedentes personales de alergias, rinitis alérgica y asma pueden ser un factor de riesgo importante.

Puede comenzar desde temprana edad y mantenerse a lo largo de los años hasta desaparecer en la edad adulta. Sin embargo, personas con altos niveles de estrés y con factores de riesgo como alergias estacionales, asma y rinitis, son más propensas a manifestar esta afección cutánea, la cual además puede empeorar gracias a factores climáticos y el uso de determinados productos cosméticos.

Algunos de los síntomas asociados a la dermatitis atópica son los siguientes:

  • Piel seca en alguna parte del cuerpo
  • Eccemas, picor, protuberancias en zonas como muslos y brazos
  • Sangrado o secreciones
  • Enrojecimiento de la piel o cambios en la tonalidad
  • Inflamación
  • Ampollas
  • Supuración
  • Costras

¿Cuál es el tratamiento para la dermatitis atópica?

En primer lugar, es importante la evaluación de un especialista para determinar con exactitud el tipo de dermatitis y su causa probable. El tratamiento dependerá también de la parte del cuerpo donde se produzca la erupción cutánea, siendo usual que se trate con antihistamínicos que ayuden a aliviar las molestias y tratamientos que se apliquen directamente sobre el área afectada.

Ten en cuenta que la dermatitis atópica es un problema crónico y persistente, por lo que puede ser necesario probar con diferentes tratamientos hasta finalmente lograr controlarla y este proceso puede durar meses e incluso años. Después de controlarla, es fundamental cumplir con un estricto protocolo preventivo para evitar que los síntomas vuelvan a aparecer.

El tratamiento puede ser variado, compuesto por cremas y medicamentos para controlar la picazón y ayudar a la piel en su reparación, combatir infecciones bacterianas y controlar también la inflamación. También se puede utilizar una terapia de vendas húmedas con corticoesteroides de uso tópico, todo lo cual queda a juicio del médico tratante.

En cuanto a prevención, es importante mantener la hidratación de la piel e identificar elementos que puedan desencadenar reacciones alérgicas, como el polvo, polen, jabones fuertes, detergentes y determinados alimentos como huevo, leche, trigo y soya en caso de ser propenso a alergias alimentarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.