Resonancia magnética nuclear RMN
Medicina

¿Por qué hacerse una resonancia magnética?

El cuidado de cuerpo y de la salud es fundamental. Algunos problemas de salud son más fáciles de ver a simple vista, como las alergias y sarpullidlos. Otros, sin embargo, están en el interior del cuerpo y necesitamos exámenes más profundos como una resonancia magnética, para detectarlos. En la entrada de hoy te explicaremos qué es esta prueba, cómo se realiza y el precio de una resonancia magnética.

La resonancia magnética nuclear (RMN) es de suma importancia para obtener diagnósticos precisos. Se trata de una técnica que emplea imanes y ondas de radio para obtener imágenes del interior del cuerpo. Es una prueba diagnóstica no invasiva, que se realiza sin radiación y que no tienen efectos secundarios ni causa dolor y molestias al paciente.

El especialista médico solicita una resonancia magnética ante la sospecha de alguna enfermedad, como tumores, traumatismos, aneurismas, trombos, etc. A partir de las imágenes, se detecta o descarta enfermedades y lesiones en el paciente.

Tipos de resonancia magnética

Según la parte del cuerpo que el especialista quiera evaluar, se pedirá un tipo u otro de resonancia.

  • Resonancia magnética lumbar: se emplea para diagnosticar traumatismos y lesiones en la parte baja de la espalda, es decir, en los huesos, discos y vértebras.
  • Resonancia magnética cervical: tiene lugar en la parte de la columna que está en la zona del cuello.
  • Resonancia magnética del abdomen y tórax: su función es detectar problemas en toda la parte abdominal y torácica, es decir, intestinos, páncreas, corazón, vejiga, útero, próstata, etc.
  • Resonancia magnética de la cabeza: estudia el área del cerebro para diagnosticar enfermedades neurológicas, defectos congénitos, hemorragias e infecciones cerebrales.
Tipos de resonancia magnética

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

Para la realización del examen, es necesario que el paciente entre en una máquina que emite el campo magnético y se quede allí durante toda la duración de la prueba, que suele durar entre 30 y 60 minutos.

La máquina en la que se realiza la resonancia magnética consiste en un tubo horizontal por el que los pacientes entran acostados en una camilla.

Cuando los átomos están dentro de un campo magnético y son excitados por señales de radiofrecuencia, emiten energía, a partir de la que se obtienen las imágenes del interior del cuerpo.

Se trata de una prueba no invasiva. El paciente no sufre ningún tipo de dolor o molestias. Sin embargo, algunas personas no son capaces de entrar en el aparato. Esto suele suceder con pacientes claustrofóbicos, con Alzheimer, demencia o esquizofrenia. En estos casos, el especialista puede solicitar que se realice la prueba con el paciente sedado. 

El examen no está indicado para personas que tienen prótesis, marcapasos y otros elementos metálicos en el cuerpo, ya que pueden interferir con el campo magnético. De la misma forma, el paciente no deberá llevar prendas de vestir que contengan elementos metálicos.

Por último, el precio de este examen varía bastante. Dependerá del tipo de resonancia magnética que quieras hacer y dónde te la hagas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.