Aromatizar negocio
General

¿Por qué poner un aroma en su negocio?

Son varios los factores con la capacidad de impulsar la decisión de compra de las personas, desde el tipo de iluminación implementada en el local hasta las vitrinas llamativas, el hilo musical y la calidad del servicio de atención al cliente ofrecido. Además de esto, también existen factores indirectos como el aroma, que resultan determinantes para que un cliente permanezca en el negocio.

Uno de los puntos de diferenciación que las empresas pueden aprovechar es el marketing olfativo. Siendo el olfato uno de los sentidos más poderosos, es posible utilizar aromas para influir en el comportamiento de compra de los clientes, lo cual se logra implementando esencias embriagantes que inviten a los consumidores a entrar y permanecer en la tienda el mayor tiempo posible.

Beneficios del marketing olfativo

Según diversas investigaciones, determinados aromas tienen la capacidad de hacer que las personas se sientan más relajadas y cómodas, lo cual se debe a que el sentido del olfato se encuentra relacionado a funciones básicas del sistema nervioso central. Lo anterior permite afirmar que el olfato tiene una influencia considerable sobre nuestro subconsciente.

Tomando en consideración toda esta información, es posible resaltar algunos beneficios de utilizar aromas en un negocio, entre ellos:

Crear un ambiente confortable

Los consumidores aprecian los ambientes que favorecen la experiencia de compra. Es por ello que las labores de limpieza y mantenimiento son fundamentales para retener al público dentro del local el mayor tiempo posible. Estudios demuestran que las personas permanecen de media un 15,6% más tiempo dentro de locales que huelen bien, de ahí que sea importante quitar malos olores.

Mejora la experiencia de compra del consumidor

La publicidad es mayormente visual, mientras que el 75% de las sensaciones cotidianas se encuentran influenciadas por el olfato. Si se quiere impactar de forma positiva sobre los consumidores, es necesario provocar en ellos sensaciones que generen un efecto positivo y garanticen una experiencia de compra más agradable.

Colocar al cliente en el centro del mundo de la marca

Una vez que se ha logrado crear un ambiente confortable será mucho más sencillo conseguir determinadas reacciones. Las luces, los colores, la distribución de la mercadería y los aromas deben estar planificados para potenciar los valores de la marca, consiguiendo que el cliente disfrute de una experiencia de inmersión, lo cual favorecerá las ventas.

Mayor fidelización

Dado que los aromas pueden asociarse a recuerdos, es posible establecer una relación entre determinado aroma y una experiencia de compra agradable, lo que terminará por influenciar en las decisiones de compra y generar una tasa de fidelización superior a la media. Por tanto, la identidad olfativa de las marcas es un tema al cual se debe prestar mucha atención.

Considere también que los clientes que se sienten cómodos en un determinado espacio, gastan en promedio un 14,8% más, por lo que mantener el entorno aromatizado les invitará a gastar más y también a regresar nuevamente al establecimiento, recomendárselo a terceros y mantener un recuerdo agradable de su experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.