prestamo para vacaciones
Economía

Pagar las vacaciones a crédito, un peligro si no se gestiona bien

Muchos españoles ya se han colgado el cartel de fuera de servicio encima y han iniciado su período de vacaciones estivales. Los meses de julio y agosto son los que más desplazamiento al exterior registran en España y es que para muchos el verano es el único momento del año en el que pueden cruzar la frontera. Pero los viajes no se pagan con ganas e ilusión, de ahí que algunos hogares para poder costearse las tan ansiadas vacaciones tengan que tirar del crédito.

Para este año, el gasto medio previsto de los españoles para sus vacaciones es de 1.063 euros, según un análisis realizado por el Observatorio Cetelem. Una cifra que para muchos puede quedarse corta, pero que para muchos más puede suponer una nómina entera si tenemos en cuenta que el sueldo más frecuente en España es de unos mil euros netos. Cetelem se refiere a la intención de gasto, que, según señala la compañía de financiación, suele ser más baja que el gasto final que realizamos cuando viajamos, por lo que la factura media puede ser todavía más alta.

Fijar unos límites, la clave para no arruinarse

Sufragar las vacaciones con un préstamo personal o una tarjeta de crédito es una solución para muchos hogares, pero si no se gestiona bien, puede acabar convirtiendo los meses venideros en una agonía. Para evitar que un crédito nos arruine el verano, es importante que seamos conscientes de cuáles son nuestras posibilidades y fijemos unos límites.

prestamos helpmycash

“Es importante establecer un gasto máximo acorde con nuestras posibilidades”, afirman los expertos del portal especializado en préstamos HelpMyCash.com. Pedir más dinero de la cuenta puede acabar siendo sinónimo de impago. “No olvidemos que recibir el dinero es solo el primer paso, luego hay que devolverlo“, añaden.

Una solución para ajustar la deuda es financiar solo una parte de las vacaciones a crédito. Por ejemplo, pagar los billetes de avión con tarjeta y el resto de los gastos sufragarlos con la nómina del mes anterior o con los ahorros. No olvidemos que pagaremos intereses sobre el dinero que tomemos prestado, por lo que cuanto menor sea esa cantidad, más fácil resultará devolverla y menos intereses pagaremos.

Liquidar la deuda cuanto antes

Cancelar la deuda lo antes posible es lo más recomendable si queremos abaratar el crédito. Sin embargo, si el importe solicitado es muy alto, recortar el plazo será imposible, porque las cuotas se dispararán. En ese caso, tendríamos que alargar el plazo para que las cuotas fuesen más bajas, pero cuanto más dure la tenencia del crédito, más intereses se pagarán. De hecho, si pagamos con tarjeta y decidimos abonar un tanto por ciento de la deuda muy bajo cada más para ir más desahogados, podría darse el caso de que los intereses acabasen superando el importe adeudado y de que la devolución del crédito se empalmase con las vacaciones del año siguiente.

Lo ideal es escoger un plazo lo más reducido posible, pero que dé como resultado unas cuotas asumibles. Y, como hemos dicho más arriba, escoger un importe adaptado a nuestras posibilidades. Si combinamos un plazo corto, con un importe razonable y, por supuesto, un tipo de interés ajustado, conseguiremos no arruinarnos.

vacaciones a credito

¿Préstamo personal o tarjeta de crédito?

He aquí la pregunta del millón. Las tarjetas de crédito son más caras (tienen un interés medio del 21%, según el Banco de España), pero son más cómodas. Una vez las tenemos en el bolsillo, podemos usarlas siempre que queramos, sin superar el límite del crédito, y además beneficiarnos del resto de sus ventajas: distintas modalidades de pago, seguros gratuitos incluidos, etc.

Los préstamos personales son más baratos, pero requieren un proceso de tramitación inicial más largo y calcular exactamente cuánto dinero se va a necesitar. Además, los bancos acostumbran a conceder préstamos a partir de 3.000 euros, por lo que si el importe es inferior, estaremos obligados a recurrir a las tarjetas o a optar por los préstamos preconcedidos, que son más caros que los personales y que no están al alcance de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.