Oxigenoterapia hiperbárica
Medicina

Oxigenoterapia hiperbárica para mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer

Este procedimiento complementario a los tratamientos contra el cáncer se está convirtiendo en un eficaz aliado para combatir las secuelas (necrosis) en los tejidos sanos provocadas por la aplicación de la radioterapia. Este tratamiento puede denominarse como paliativo o reparador y es una excelente solución para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La oxigenoterapia hiperbárica es un procedimiento que consiste en instalar a un paciente en un ambiente presurizado y hacer que respire oxígeno puro. Dentro de una cámara de oxigenoterapia hiperbárica la presión se eleva mucho más que la presión normal del aire (entre dos y tres veces) y de esta forma se ayuda a los pulmones a recibir mucho más oxígeno de lo que recibirían respirando en un ambiente normal. El tratamiento de oxigenoterapia en cámara hiperbárica (OHB) está recomendado para el tratamiento de las lesiones provocadas por la radioterapia en enfermos de cáncer. También es utilizado para el tratamiento de infecciones graves, heridas que no cicatrizan bien en pacientes con diabetes, heridas causadas por radiación, así como en el tratamiento de burbujas de aire en los vasos sanguíneos.

Un procedimiento complementario a la radioterapia

El tratamiento de oxigenoterapia en cámara hiperbárica suele formar parte de un tratamiento integral y se aplica junto con otras terapias y medicamentos expresamente destinados a solucionar el problema que tenga el paciente.

En el caso de las personas que sufren cáncer, cuando se aplican tratamientos de radioterapia suelen aparecer lesiones provocadas por esa radiación (lo que se denomina tejido necrosado o radionecrosis). En este sentido la oxigenoterapia hiperbárica produce un efecto muy beneficioso en estos pacientes ayudando a cicatrizar los tejidos sanos que se han visto afectados por el tratamiento de radioterapia.

En muchas ocasiones, en un enfermo que haya seguido un tratamiento de radioterapia ocurrirá que se han podido ver afectados por la radiación diversas mucosas, partes blandas o hueso. En el proceso natural de sanado del cuerpo, se pueden necesitar meses para que el cuerpo cicatrice estas lesiones. Gracias al tratamiento de oxigenoterapia en cámara hiperbárica se aumentará la presión del oxígeno en los tejidos que rodean a esta zona lesionada y ayudarán a la regeneración y cicatrización de estas partes que en realidad estaban sanas antes de aplicar la radioterapia. El tratamiento con oxigenoterapia en cámara hiperbárica es especialmente indicado cuando las lesiones se producen en la boca, en la cabeza, en el cuello, en el recto, la vagina o la vejiga urinaria.

Técnica no invasiva y con resultados sorprendentes

Para los pacientes con cáncer es importante tener en cuenta que la forma de tratar la enfermedad debe ser integral y también se debe procurar tener presente que los efectos de los tratamientos de radioterapia dejarán secuelas en tejidos sanos que se deben tratar y mejorar para que la calidad de vida del paciente no se resienta.

El tratamiento de oxigenoterapia en cámara hiperbárica se presenta como un complemento realmente eficaz para los casos de personas que han sido tratadas contra el cáncer y requieren de mejorar su calidad de vida, evitando que estos tratamientos tan incisivos puedan dañar tejidos sanos de su organismo. Es un claro ejemplo de intentar evitar secuelas de estos tratamientos para que el paciente se pueda recuperar lo más posible tras un ciclo de sesiones de radioterapia. El aumento del suministro de oxígeno a estos tejidos sanos afectados por la radiación ayudará a que se regeneren antes y por tanto se podrán prevenir las complicaciones que se derivan del uso de este tratamiento.

Es interesante saber que en muchos de los pacientes tratados con radioterapia no aparecen las complicaciones en tejidos circundantes hasta muchos meses después, por ello la oxigenoterapia en cámara hiperbárica no solo ayuda a que estos tejidos cicatricen antes, sino que en muchos casos puede lograr que lleguen a evitar esos efectos tardíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.