Origen de las témperas
General

Origen de las témperas

Aunque en la actualidad las témperas se han convertido en un producto de gran popularidad dentro de las papelerías, se trata de un tipo de pintura rodeada de un origen interesante, siendo utilizada como técnica pictórica para la decoración de sarcófagos por los artesanos del antiguo Egipto.

La técnica originalmente se denomina pintura al temple, en la que se utiliza un pigmento y un disolvente que sirve a su vez de aglutinante. Por lo general, este disolvente sería grasa animal, materias orgánicas y goma, pero en la actualidad el pigmento de la tempera es disuelto en agua y forma parte esencial de la etapa de aprendizaje de los niños.

Esto se debe a su versatilidad y facilidad de uso, llegando a manos de los pequeños completamente lista para utilizar, sin necesidad de ningún tratamiento adicional. En cuanto a las características del producto, la témpera ofrece colores brillantes e intensos que secan con gran facilidad, haciendo más sencillo su manejo a nivel escolar.

La témpera es un producto top en las listas escolares

Dentro de los artículos de papeleria, la témpera es uno de los productos que nunca suele faltar en la lista escolar. El hecho de ser un producto con muchos usos prácticos y, además, totalmente libre de tóxicos, lo convierte en un material escolar bastante conveniente para ayudar en el proceso de aprendizaje de los más pequeños.

La presentación más popular de las témperas es en envases de aproximadamente 25 cc, con seis colores surtidos, aunque también es posible encontrar cajas de 10 unidades y envases individuales de cualquier color deseado, lo cual permite una mayor flexibilidad en el momento de realizar la compra.

Ventajas de las témperas escolares

Gracias a su fórmula basada en agua se tiene la garantía de un producto libre de toxicidad, por lo cual resulta adecuado para un uso seguro de parte de los menores de edad. Son ideales para las manualidades escolares y para una gran cantidad de proyectos en los cuales se busque que los pequeños expresen toda su creatividad.

A diferencia de las acuarelas, la témpera tiene una textura más sólida que cubre una gran cantidad de superficies. Esta característica, junto a su bajo precio, la convierte en el utensilio perfecto para el uso escolar. Es posible pintar tela, papel, cartulina, arcilla, madera, yeso, corcho e incluso piedras.

Por supuesto, lo más agradable es que su composición a base de agua permite eliminar cualquier residuo que se adhiera sobre suelos, muebles o paredes con total facilidad, solo necesitando un poco de agua y jabón. Esto permite que los niños puedan expresar su creatividad sin que los padres o maestros tengan que preocuparse demasiado.

Finalmente, son líquidos que pueden mezclarse para crear cualquier color que se tenga en mente, solo utilizando las combinaciones del círculo cromático, iniciando por la mezcla de colores primarios y continuando con blanco y negro. Gracias a esto, los pequeños no estarán limitados a los colores incluidos en la caja, sino que pueden experimentar hasta crear colores propios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.