Mala vision tridimensional
General

¿Cómo saber si tengo una mala visión tridimensional?

El ser humano ve en tres dimensiones. Somos capaces de percibir los objetos y seres que nos rodean con profundidad y de reconocer a qué distancia se encuentran los elementos que están en torno a nosotros. Los expertos en oftalmología denominan a esta capacidad como disparidad retiniana. La estereopsis hace posible que cada ojo procese una imagen simultánea pero ligeramente diferente de un mismo objeto. La información que llega al cerebro de los dos ojos es procesada por el cerebro de forma simultánea, originando la visión tridimensional. Pero ¿qué pasa si esta visión estereoscópica no es buena?

Consecuencias de una mala visión estereoscópica

Mareo, dolor de cabeza, visión borrosa, cansancio y diversas molestias oculares están asociadas a la mala visión estereoscópica. Esta mala visión puede afectar de forma seria a la calidad de vida, imposibilitando realizar determinados trabajos o deportes. En los niños, una mala visión estereoscópica es sinónimo de fracaso escolar.

Además, hay factores como el estrabismo, el ojo vago o la distancia inapropiada entre pupilas que pueden afectar a la visión estereoscópica. Estos factores tienen una íntima relación, frecuentemente, con la agudeza visual.

Diagnosticando la visión estereoscópica

Los oftalmólogos son los profesionales que han de valorar cuál es el estado de la visión estereoscópica del paciente y, para ello, cuentan con una serie de pruebas. Los profesionales de centros de referencia en oftalmología como la Clínica Novovisión eligen entre diversos tests. En esta clase de pruebas el paciente usa unas gafas polarizadas y trata de reconocer el movimiento y la profundidad de varios objetos.

El diagnóstico precoz es fundamental en la mala visión estereoscópica, pues muchas patologías relacionadas con este problema comienzan a una edad muy temprana.

Vision tridimensional

Los tratamientos para problemas visuales

Algunos problemas de la vista son tratados mediante gafas, lentes de contacto o cirugía pero hay otros casos en donde es indicada la denominada terapia visual. Esta terapia es uno de los tratamientos que suele ser indicado cuando las capacidades visuales son deficitarias y puede utilizarse tanto para niños como adultos.

El objetivo de dicha terapia es percibir, comprender y procesar mejor la información visual. Es un tratamiento eficaz para solucionar una gran variedad de problemas oculares y su eficacia está demostrada. Con este tratamiento el rendimiento visual mejora en el colegio, trabajo, deporte, etc.

Los planes personalizados de terapia visual suelen tener una duración de varios meses y son indicados tras un diagnóstico exhaustivo por parte del especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.