La Gioconda de Leonardo Da Vinci

La Gioconda de Leonardo Da Vinci: su historia y sus misterios

Una de las obras pictóricas más importantes que nos dejó el período renacentista es La Gioconda o también conocida como la Mona Lisa, obra del destacado artista italiano Leonardo Da Vinci. Luego de 500 años de finalizada sigue siendo motivo de investigación y estudio que nos llevan a plantearnos una serie de interrogantes sobre los misterios y secretos ocultos que nos ha dejado al artista, como de la verdadera identidad de la dama. Veremos a continuación los hallazgos encontrados que nos puedan revelar los orígenes de este cuadro que es considerado en la actualidad el más famoso del mundo.

El origen de la dama

Son muchas las versiones que se han escrito sobre el origen de la dama del cuadro. La más aceptada es que la mujer era Lisa Gherardini, tercera esposa de Francesco del Giocondo comerciante y funcionario de alto cargo público de Italia en el siglo XVI. También este cuadro es conocido como la Mona Lisa. La palabra Monna demostraba el status de Señora en la antigüedad y Lisa por su nombre.

La Mona Lisa

Su historia

Leonardo Da Vinci comenzó a pintar La Gioconda en 1503 y la finalizó en 1519. Fue la última obra pictórica de Leonardo quien continuó retocándola hasta antes de su muerte en 1519. Da Vinci mantuvo consigo el retrato hasta el final de sus días. El cuadro, hecho en madera de álamo y pintado en óleo, mide 77 por 53 cm. El artista puso en práctica la técnica del sfumato que consiste en difuminar las líneas hasta crear una atmósfera tenue haciendo combinación de luces y sombras dándole sensación de volumen a la obra. Luego de la muerte de Leonardo la pintura fue comprada por el Rey Francisco I de Francia pasando a formar parte de la colección de la corte francesa y tuvo varios destinos. La Gioconda pocas veces salió de ese país a excepción en 1911 cuando fue robada y tratada de vender ilegalmente en Italia, aunque los argumentos del raptor eran devolverla al país de origen. En dos oportunidades fue trasladada para su exhibición en otros países.

Leonardo Da Vinci y La Gioconda

Misterios

Detrás de la obra se encuentran varios misterios que nos dan cuenta de la relación tan profunda del artista con su obra.

  • Uno de los misterios tiene que ver con la mirada y su sonrisa discreta. Quienes han visto la obra afirman que la Gioconda fue hecha para que nos devuelve la mirada sin importar desde qué ángulo se observe. Muchos investigadores y estudiosos de la pintura han observado en imágenes digitalizadas una especie de código en el iris de sus ojos. En uno de ellos se pueden leer las letras LV que seguramente se refiere a las iniciales del nombre del autor y en el otro ojo existe la presencia de un código alfanumérico que sigue todavía siendo motivo de investigación. La sonrisa es algo muy particular y está diseñada para crear un efecto óptico en el espectador; la podemos ver que sonríe cuando utilizamos la visión periférica esto quiere decir que para poder ver su sonrisa debemos enfocar nuestra visión en sus ojos o cualquier otro punto de la imagen algo que no podemos observar cuando la miramos fijamente a sus labios. ¡Sorprendente!!!

  • Otras versiones dan fe que la obra es un autorretrato del mismo Leonardo Da Vinci.
  • Investigaciones más recientes nos revelan que el cuadro  quedó inconcluso faltando dedos en su mano izquierda, así como en el acabado inconcluso de sus pestañas y cejas.
  • Otros investigadores han dado a conocer detalles reveladores sobre la dama afirmando que la misma estaba embarazada en el momento de realizar el retrato. Los datos tienen que ver por la forma en que lleva puesto el manto que cubre la cabeza y parte de su vientre.

El retrato permanece desde 1797 en el Museo de Louvre en París en la Sala de los Estados para disfrute de los millones de persones que recibe de visita al año manteniéndose bajo las más altas técnicas de conservación y bajo estrictas medidas de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.