La depresion en profundidad
Medicina

La depresión, en profundidad

En la sociedad frenética en la que nos encontramos, es normal haber vivido en primera persona o en algún conocido o familiar un caso de depresión. No podemos valorar como tal cualquier momento determinado de tristeza, ya que el trastorno depresivo debe tener unas características que sean de una entidad suficiente para afectar el normal funcionamiento de una persona.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad real, del día a día, y que no solo afecta a la persona que la padece, sino también a todas las personas que la rodean. En la inmensa mayoría de las ocasiones suelen ser casos graves que necesitan de un tratamiento médico.

Sin un tratamiento adecuado, los sentimientos asociados a la depresión no desaparecerán, por lo que persistirán e interferirán en la vida diaria de la persona que la padece, así como en sus relaciones más cercanas con amigos, familiares y compañeros de trabajo o colegio.

La depresión clínica afecta física y psicológicamente, sobre todo en el modo de sentir y pensar. Provoca deseos a la persona que la padece de alejarse de todo su entorno, pudiendo conllevar además otros trastornos como ansiedad, pérdida de sueño, del apetito o una total falta de interés en realizar las acciones cotidianas de la vida.

No es simplemente una angustia, es también una tristeza o melancolía permanente que lleva al paciente a sentirse inútil, sin esperanza. La depresión clínica causa pérdida del placer en la vida diaria, tensión en el trabajo y en las relaciones, agrava condiciones médicas, e incluso, en los casos más extremos, puede llevar al suicidio.

Si piensa que puede estar sufriendo depresión, póngase en manos de los profesionales del Centro de Psicología Aquiles en Vecindario. Ellos le ayudarán a salir de esta situación con su tratamiento psicológico depresión Vecindario.

Depresion

Algunos factores que pueden contribuir a la depresión

Aunque no sea algo conocido por la mayoría de las personas, algunos factores como los antecedentes familiares, pueden aumentar las posibilidades de adquirirla de forma notable. Aquí te contamos otros aspectos que pueden influir:

  • Sexo: las mujeres suelen sufrir esta enfermedad en el doble de casos que los hombres. Aunque no se saben bien las razones de esto, puede ser por diferencias genéticas y hormonales.
  • Fármacos: el uso de ciertas medicinas, con o sin receta médica, pueden ayudar a la causa de la depresión.
  • Cambios vitales: el divorcio, la jubilación, la muerte de un ser querido, entre otros cambios bruscos en la vida, suelen ser causantes de la caída en la depresión.
  • Presencia de otras enfermedades: la contracción de enfermedades como Alzheimer, cáncer o Parkinson pueden derivar en depresión. Así como también otros trastornos mentales como la ansiedad y trastornos alimenticios.
  • Alcohol o drogas: el abuso de sustancias estupefacientes, así como de la bebida, son factores que aumentan las posibilidades de desarrollar una depresión mayor.

Tipos de depresión

El tratamiento con fármacos dependerá del tipo de depresión, por lo que siempre es aconsejable acudir a terapia psicológica como la del psicólogo en Vecindario que comentamos anteriormente para un tratamiento correcto. Ellos sabrán diferenciar entre los distintos tipos de depresión existentes:

  1. Depresión mayor: es el tipo de depresión más grave y se caracteriza por la aparición de uno o varios episodios depresivos de larga duración en un espacio corto de tiempo. La persona que sufre este tipo de depresión, puede experimentar fases de estado de ánimo normal entre las fases depresivas que pueden durar meses o años.
  2. Distimia: es menos grave que la depresión mayor. Interfiere en el funcionamiento normal del individuo que la padece, aunque no incluye síntomas maníacos. La característica esencial de la distimia es que el paciente se siente depresivo durante la mayor parte del día y durante un periodo largo de tiempo, de al menos dos años.
  3. Depresión maníaca: también llamado trastorno bipolar, se clasifica como un trastorno del estado de ánimo. Combina estados depresivos con estados de manía, por lo que existen altibajos extremos. El trastorno bipolar es una patología muy seria y no debe confundirse en ningún caso con un estado pasajero de inestabilidad emocional.
  4. Depresión posparto: como su propio nombre indica, es la que ocurre después de haber dado a luz, aunque puede presentarse hasta un año después de haber sido madre. Suele producirse por cambios hormonales o por cambios en su vida social y laboral.
  5. Trastorno depresivo estacional: ocurre durante una cierta época del año, que suele coincidir con el invierno. La persona siente un aumento incontrolado del sueño y una pérdida general de interés en el trabajo y otras actividades.

Como puedes comprobar, la depresión es una enfermedad muy seria y puede influir y cambiar de manera drástica la vida de quien la padece. Por eso, si crees que puedes padecer alguno de los tipos que te hemos expuesto, acude sin falta a tu médico o ponte en manos de un profesional de la psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.