Medio ambiente
General

¿Cuál es la importancia de las válvulas EGR para el medio ambiente?

Es innegable que cada vez hay una mayor concienciación en la sociedad sobre lo importante que es cuidar el medio ambiente. Procurar por el bienestar del ecosistema al mismo tiempo en que se realizan desplazamientos en coches particulares no es incompatible. De hecho, a principios de los años setenta empezó a ser una realidad gracias al surgimiento, por aquel entonces, de un sistema conocido bajo el nombre de recirculación de gases de escape.

A partir de ese momento algunos coches empezaron a incorporar válvulas egr, las cuales hoy en día forman parte de multitud de modelos que circulan por todo el mundo.

Básicamente hablamos de unas válvulas cuyo acrónimo EGR hace referencia a las palabras inglesas Exhaust Gas Recirculation. ¿Sabías que adquieren una gran importancia para el medio ambiente? En efecto, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta los detalles que mencionaremos a continuación.

Las válvulas EGR son esenciales para reducir la contaminación

Sea cual sea el motor de combustión diésel las válvulas EGR forman parte de él, aunque lo cierto es que también están presentes en algunos de los que funcionan mediante gasolina. Su objetivo principal es el de volver a hacer uso de aquellos gases que emite el propio motor.

Para que esos gases combustionen es fundamental que las válvulas EGR estén bien ubicadas. En concreto, están entre dos piezas que son importantísimas para el funcionamiento de todo motor. Hablamos del colector asociado al escape, así como de aquel que está directamente relacionado con la admisión.

Precisamente al haber sacado a colación esta última parte, se evidencia el primer aspecto por el que las válvulas EGR son tan importantes para el ecosistema en general. Y es que el colector de admisión da pie a que esos gases pasen a ser mezclados con un aire que hace gala de una gran limpieza.

Al haber poco oxígeno concentrado en dicha mezcla, las emisiones tanto de dióxido de nitrógeno como de óxido nítrico pasan a verse reducidas de manera muy notable.

Así pues, circular con coches cuyos motores cuentan con estas válvulas supone contaminar mucho menos, lo cual agradece el cien por cien del planeta Tierra: desde la atmósfera hasta las plantas, la fauna y, por supuesto, los propios seres humanos que conviven en ella.

Esta era la situación antes de la existencia de las válvulas EGR

Echando la vista atrás se evidencia una situación que era muy perjudicial para el medio ambiente. Y es que los gases de escape se desaprovechaban por completo, lo cual no sucede en pleno 2022.

Antes de la implementación de las válvulas EGR en los años setenta, tanto el ecosistema como los propios conductores sufrían una mayor contaminación. Ello era debido al escaso aprovechamiento del combustible.

En concreto hablamos de unos restos que, tras ser generados, no se aprovechaban de ninguna manera a pesar de estar disponibles para sacarles partido. Todo motor, por muy eficiente que sea, es incapaz de dar pie a que arda a la perfección el cien por cien del combustible, así que tarde o temprano se genera un sobrante.

Las válvulas EGR son las encargadas de sacarle partido. Este aprovechamiento es visto con muy buenos ojos por los expertos en ecologismo, quienes a pesar de defender la utilización de modelos híbridos y eléctricos, afirman que este sistema supuso un antes y un después.

Además, en caso de que haya que sustituir las válvulas EGR, el desembolso a realizar puede llegar a ser mucho más reducido de lo esperado sobre todo en caso de optar por comparar las ofertas de recambios online. Así pues, colaborar con el medio ambiente es más económico que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.