Alimentos congelados de calidad
General

Importancia de los alimentos congelados de calidad como garantía de seguridad alimentaria

Los productos congelados son la mejor alternativa para disfrutar de las propiedades de los alimentos como si estuvieran recién hechos.

En estos tiempos donde es normal encontrar y consumir productos españoles en cualquier parte del mundo, se hace imprescindible la congelación para garantizar su mantenimiento y frescura.

Por supuesto que hay otros métodos para preservar el estado original de los alimentos por más tiempo, pero cada uno de ellos tienen ciertos inconvenientes.

Diferentes formas de conservar los alimentos

Por ejemplo, la conservación a través de compuestos químicos es perjudicial para la salud a largo plazo, ya que irrita las mucosas digestivas y puede desencadenar otras enfermedades.

Por otro lado el envasado al vacío, si bien es un método muy efectivo porque impide la descomposición de los alimentos, es un proceso muy caro y que no se utiliza en todos los alimentos, uno de ellos por ejemplo es la sopa.

En el caso de la salmuera, este es un método que se aplica principalmente en las carnes y embutidos, pero inevitablemente cambia el sabor del producto, además de que muchas personas no pueden consumir sal en exceso, principalmente los hipertensos. Tampoco es recomendable abusar de ella si estamos sanos.

Otra opción son los enlatados. Sin embargo estos requieren de compuestos químicos y un revestimiento que evita la corrosión del metal, por lo tanto los enlatados también son contraproducentes. Por eso muchos médicos prohíben su consumo. Ante estas opciones queda la mejor de todas: la congelación.

¿En qué consiste la congelación de alimentos?

Esta pregunta encierra un largo proceso físico y químico que trabaja en función de preservar los productos por más tiempo. De esta manera, se hace posible exportar alimentos a cualquier parte del mundo, con la certeza de que llegarán en buenas condiciones a los consumidores.

La congelación consiste en la solidificación del agua a través de bajas temperaturas. Como es bien sabido, el agua se congela al llegar a cero grados centígrados y como todos los alimentos contienen moléculas de agua, estas se congelan por medio de diferentes procesos.

Con la congelación se detienen los procesos bacteriológicos y enzimáticos que descomponen los alimentos.

Importancia de la calidad en los congelados

Hay que destacar también que hay alimentos congelados de alta y baja calidad. Los primeros son aquellos productos congelados con técnicas avanzadas que impiden la descomposición y a la vez garantizan la frescura del producto, de manera que cuando se descongelan quedan como si fueran recién hechos. Estas características no suceden en los productos congelados de baja calidad.

En España hay empresas de congelados de alta calidad entre los que destacan la empresa Manumar, que es un referente en la comunidad valenciana y distribuye los productos Anedilco, considerada como la marca líder nacional de congelados de alta calidad.

¿Qué tienen estos productos para ser considerados los mejores en cuanto a calidad?

Utilizan tecnología moderna en la congelación de alimentos y en un área de 3.000 metros cuadrados, lo que permite congelar una gran variedad de productos.

Dependiendo del tipo de producto y las distancias que recorrerán hasta llegar al destino final, los productos pueden ser ultracongelados, congelados o refrigerados, manteniendo la misma calidad y pureza original.

 

Manumar trabaja con más de 20 grandes productores nacionales e internacionales que confían en su tecnología de congelamiento.

Además se ofrece especial atención a la congelación de las frutas, verduras y carnes, muy en particular al pescado y demás productos marinos, los cuales deben estar perfectamente congelados para evitar su rápida descomposición.

Los productos congelados son de gran utilidad en hostelerías, restaurantes y supermercados, ya que estos negocios suelen comprar grandes cantidades de alimentos congelados para mantener sus inventarios y garantizar estos alimentos a sus respectivos clientes.

Por estas y muchas razones más, los alimentos congelados son la opción más segura y barata de preservar estos productos sin alterar sus propiedades nutritivas, sabor y frescura.

Existen técnicas de congelación por aire frío, por contacto o por métodos criogénicos, en el cual se utiliza nitrógeno o dióxido de carbono a bajísimas temperaturas para lograr un congelamiento rápido. Estos alimentos se mantienen congelados gracias a enormes cámaras refrigeradas o a envases debidamente enfriados con hielo seco.

Por todas estas razones la congelación es la forma más efectiva, práctica y segura de garantizar la seguridad alimentaria, ya que gracias a esta se pueden transportar alimentos a miles de kilómetros de distancia y mantenerse en perfecto estado hasta su consumo final.

Como ya explicamos anteriormente, la seguridad en los alimentos es vital en muchas secciones de la economía, sobre todo en aquellas empresas de servicios de consumo masivo, como por ejemplo en una red de hoteles, donde deben comprar grandes cantidades de alimentos para cumplir con las comidas de sus clientes.

En estos casos, los alimentos congelados son la mejor opción a la hora de acceder a productos en buen estado, que no pierden sus propiedades nutritivas al descongelarse y que son muy económicos en comparación con otros productos procesados o enlatados.

También es fundamental que todos los que manipulen alimentos a gran escala (restaurantes, hoteles, supermercados, distribuidoras de alimentos, etc.) realicen su correspondiente curso de seguridad alimentaria, cuyo propósito es conocer las técnicas y procedimientos adecuados para manejar los alimentos.

En este curso se aprenden aspectos relacionados con los alimentos congelados, cuáles son las técnicas de congelación y descongelado, herramientas para asegurarse de que los productos estén en perfecto estado, el procesamiento para su consumo, identificación de alimentos caducados y qué hacer con ellos.

También se enseñan técnicas y medidas de bioseguridad, no solamente para evitar la contaminación de los productos al ser manipulados, sino para preservar la salud de quienes preparan estos alimentos y evitar el cruce de contaminantes.

En definitiva, los alimentos congelados son la mejor opción para quienes deseen disfrutar de alimentos frescos con total seguridad. Si se van a comprar estos alimentos y proceden de zonas lejanas, hay que asegurarse de que estén debidamente congelados, ya que este método paraliza el proceso natural de descomposición.

Los alimentos congelados son la alternativa en este mundo globalizado, donde la seguridad alimentaria es primordial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.