Historia del papel para fumar
General

La historia del papel de fumar

El papel de fumar es uno de los productos más populares en las  tiendas especializadas en fumadores. Se trata de un tipo de papel con características particulares, con los cuales se envuelve el tabaco para crear cigarrillos. Sin embargo, algo que no sabe la mayoría es que el papel de liar es un invento español, siendo un producto con más de 300 años de historia.

A continuación, te contaremos un poco más sobre algunos hitos relacionados con la historia del papel para fumar y de los papeles Smoking, una marca cuya historia se encuentra ligada con este anecdotario.

El origen del papel de fumar

La fabricación de papel en territorio europeo tuvo lugar en las comarcas de Xàtiva y Alcoy durante 1154, un territorio que hoy conforma la Comunidad Valenciana. La técnica para la fabricación de papel fue traída por los musulmanes, quienes la habían aprendido de los chinos. Originalmente, para fabricar papel se utilizaba cáñamo y se reciclaban textiles.

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, ocurrió la introducción del tabaco durante el siglo XVI y la costumbre de fumar esta planta proveniente de las Américas se extendió rápidamente, llegando a convertir el tabaco en un producto con alta demanda. Fumar tabaco puro enrollado en hojas de tabaco era costoso, por lo básicamente llegó a ser un privilegio aristocrático.

Por tanto, cuando las personas adineradas fumaban y lanzaban las colillas al suelo, los mendigos y campesinos las tomaban y desarmaban para luego volverlas a enrollar utilizando pequeños trozos de papel periódico, una costumbre que luego fue adoptada por toda la clase obrera cuando se popularizó el tabaco en polvo.

Una vez que la costumbre llegó a la comarca de Alcoy, cuna de la fabricación de papel, enseguida los fabricantes notaron la necesidad de crear un papel especialmente pensado para fumar tabaco en polvo. Así, se comenzó a producir el primer papel de liar tabaco, el cual producía una combustión limpia, y también era bastante más fino del habitual.

El papel de fumar comienza a tener éxito

Con el auge, surgieron las primeras empresas dedicadas exclusivamente a la fabricación de este tipo de papel, los cuales se comercializaban en formato de hojas grandes que los usuarios podían rasgar para tomar la cantidad que necesitasen, siendo una medida tomada como estándar la conocida como el ‘tamaño español’.

El siguiente hito para el papel para fumar ocurre a principios del siglo XIX, momento en que se expande el consumo de tabaco liado en Europa, una popularización que debe a las tropas napoleónicas quienes, después de invadir España, llevaron la costumbre de fumar tabaco al resto del continente.

Hacia 1815 se establece el estándar del papel cortado en trozos y protegido por un librito, una costumbre instaurada por un monje dominico, el padre Jaime Villanueva Estingo, quien se convertiría en el padre del librillo de papel de fumar. En 1924, Miquel y Costas lanzó la marca de papel Smoking, que permanece hasta el día de hoy como una de las más importantes del sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *