Hidrogeno conseguido con renovables
Ciencia

Un futuro más verde, marcado por el hidrógeno conseguido con renovables

En la actualidad, las energías renovables suponen aproximadamente la cuarta parte de la generación de electricidad en el mundo entero. Ya el año pasado estas sumaban 167 GW, es decir, más que el total de la capacidad de la electricidad instalada en Brasil.

También se ha dejado sentir el auge de este tipo de energías en España, donde empresas como Energya VM ponen a disposición del consumidor energías 100% renovables, pudiendo contratar luz a un precio asequible.

Sectores en los que las energías verdes aún tienen mucho por hacer

No obstante, existen sectores en los que las renovables tienen aún un largo camino que recorrer, por ejemplo la edificación, la industria y el transporte. A su vez, expertos en la materia apuntan que el hidrógeno producido con estas energías verdes puede resultar clave para superar el desafío exitosamente.

Hidrogeno energias renovables

Los vehículos eléctricos están viendo incrementadas sus ventas en todo el planeta, lo cual es una buena noticia para el clima. Pero la Agencia Internacional de Energías Renovables señala que los combustibles fósiles continúan siendo de vital importancia en muchas actuaciones de tipo industrial o para el transporte, donde no existe una electrificación adecuada. El hidrógeno a partir de las energías renovables podría llegar a ser clave en la transformación energética general.

El papel del hidrógeno dentro de las energías renovables

Un informe describió el papel, fundamental en principio, que podría desempeñar el hidrógeno para conseguir esa transición energética más importante, convirtiéndose en portador de energía limpia, y complementando el papel desempeñado en este ámbito por la energía solar y la eólica. Se habla de varios motivos para ello.

Por un lado, porque el hidrógeno a partir de energías renovables podría provocar una participación mayor de la energía eólica y solar en el sector eléctrico de todo el mundo. El exceso de potencia variable originada por proyectos eólicos intermitentes y solares se puede enfocar hacia la producción de hidrógeno, utilizándola en el transporte, la industria o la inyección de la red de gas. Utilizar el hidrógeno de esta forma puede convertirlo en una fuente de almacenamiento para la electricidad renovable, manteniendo el sistema de energía flexible y ayudando a equilibrar la red.

Además de lo anterior, el hidrógeno da la oportunidad de aprovechar recursos de energía renovable de gran calidad. Es habitual que los mejores recursos solares y eólicos estén lejos de los usuarios finales en las ciudades y los centros urbanos más importantes. Una vez producido el hidrógeno, este se puede transportar por tierra como un producto global que no se encuentra restringido por las conexiones a la red.

Hay que tener en cuenta también que el hidrógeno puede aprovechar la infraestructura de energía existente, inyectando en las redes de gas natural y reduciendo las emisiones de la infraestructura que ya existe. Con respecto a los vehículos eléctricos de célula de combustible, estos, alimentados por hidrógeno renovable, ofrecen una conducción de baja emisión. Dichos vehículos pueden complementar a los eléctricos, dejando atrás las limitaciones de peso, alcance y carga asociadas a los primeros. Finalmente, el hidrógeno puede llegar a ser un factor clave para un futuro con un 100% de energías renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.