Hades

Hades: el dios de los inframundos

Hades es el Dios de los Inframundos y de la Muerte. Se considera un Dios Mayor y uno de los más importantes del Panteón Griego. Aunque hay pocas historias que hablan de Hades y sus andanzas, contrario a sus hermanos, es un dios que hasta el día de hoy despierta el interés de muchos historiadores de mitología, quienes le han catalogado como uno de los más misteriosos.

Hades: Quién es y su origen

Hades es el dios del Inframundo, y reina en el lugar que lleva su mismo nombre: El Hades o inframundo griego. Su nombre viene del griego Aïdēs que significa “El Invisible”, aunque muchos griegos, por temor a lo que él representaba, muchas veces lo llamaron Plouton (latinizado Plutón) que significa “El Rico”; pues se asume que todas las piedras preciosas, minerales y todas las riquezas de la tierra, le pertenecen.

El Barquero de Hades

Hades era el mayor de los 6 hijos (crónidas) de Cronos y Rea. Cronos castró a su padre Uranos (Cielo) por el rencor que guardaba contra él pero, antes de fallecer Uranos, profetizó la muerte y destronamiento de Cronos de la misma manera por sus hijos.

Por temor a que se repitiera la historia, Cronos decide comerse a sus hijos apenas nacieran. Rea, en un intento de salvar a Zeus, su último hijo, lo envía al Monte Ida ocultándolo hasta sea lo suficientemente fuerte como para que pueda vencerlo. Para engañar a Cronos ante el nacimiento de su sexto hijo, Rea decide ofrecer una piedra envuelta en pañales la cual Cronos come, cayendo en el engaño.

Luego que Zeus, con suficiente edad, decide enfrentar a su padre con la intención de salvar a sus hermanos. Envenena a Cronos con el apoyo de su abuela, Gea (Tierra), para que pueda vomitar a sus hermanos Démeter, Hera, Hestia, Poseidón y por último Hades. Zeus junto con sus hermanos Poseidón y Hades, deciden tomar el mando e iniciar la batalla contra los titanes (Titanomáquia) durante 10 años, donde recibieron ayuda de otras criaturas, cómo los Cíclopes.

A los dioses se les otorgó las armas de la tríada: El rayo para Zeus, El Tridente para Poseidón y El Casco de Invisibilidad para Hades. Finalmente, derrotarían a los Titanes, a quienes encerrarían en el Tártaro. Luego de esto, los 3 grandes dioses se repartieron el cosmos: Zeus el Cielo, Poseidón los mares y Hades el Inframundo.

En la Titanomaquia, Hades fue clave para la victoria contra los titanes pues, gracias a su casco que le otorgaba la invisibilidad, logró desarmar a sus enemigos  sin que estos lo vieran.

Personalidad y culto

Hades como dios del Inframundo no era un ser malévolo, pues en algunos relatos también mostraba misericordia, sin embargo, tenía un carácter fuerte, despiadado y cruel cuando intrusos entraban a su reino, pues éste no permitía que nadie saliera. Contrario a sus hermanos, no era un dios que intervenía en asuntos de los humanos o aventuras de semidioses, a menos que  acudieran a él. Tampoco era promiscuo, aunque se tiene un registro de acoso e insinuación sexual de Hades hacia 2 ninfas, Mentes y Leuce. Ambas ninfas, fueron metamorfoseadas por los celos de su única consorte: Perséfone.

Hades y Persefone

Como cualquier dios, los griegos debían  venerarlo, pero al representarlo con la Muerte y el Inframundo, le temían mucho. La mayoría de los casos, evitaban usar su nombre por lo que lo llamaban Plutón, y le ofrecían sacrificios de animales de color oscuro (ovejas y gallinas negras) derramando la sangre en las grietas de la tierra.

Otra costumbre que tenían los griegos es que, al morir un ser querido, debían dejar un óbolo (moneda) debajo de la lengua del fallecido para que éste pudiera pasar por el Río Estigia con la ayuda de Caronte. En caso que los familiares no tuvieran el óbolo, que servía como pago por cruzar el río, las almas debían estar 100 años vagando sin rumbo fijo. 

Leyendas relacionadas a hades

La Historia de Perséfone y Hades

Perséfone era una de las hijas de Démeter (diosa de la agricultura) con Zeus. Un día mientras estaba cultivando flores y paseando en los campos de Nisa en la isla de Sicilia. Desde el inframundo, Hades quedó atónito con su belleza por lo que subió a la superficie a toda prisa para hacerla su esposa. Perséfone, al sentir un temblor entre sus pies observó como una figura oscura salía desde una grieta encima de un carruaje arreados por caballos infernales. Hades optó por raptarla y llevarla a sus dominios lo más rápido posible.

Démeter, al constatar que su hija no llegaba, imploró a Zeus su búsqueda puesto que la diosa ya llevaba muchos días desaparecida, hasta el punto que retiró las bendiciones de la tierra y cayó un fuerte invierno el cual mató de hambruna a muchos hombres. Zeus al ver que Perséfone se encontraba en el inframundo, envía a Hermes para que Hades la regrese a su madre.

Historia de Amor de Hades y Persefone

Según una ley en el inframundo, todo fruto que se comiera en los dominios de Hades debía permanecer allí por toda la eternidad, por lo que éste le ofreció una semilla de granada a Perséfone para que se la comiera antes de partir. Confiada la joven, comió el dulce fruto y quedó atada para siempre en el Inframundo como consorte del temible dios. Ante la ira de Démeter, Zeus hace un pacto con Hades para que se reúna con su hija cada 6 meses, por eso se dice que Primavera y Verano son estaciones productivas para la agricultura, en cambio Otoño e Invierno, son épocas en que la diosa llora por su hija y no se puede cultivar.

Heracles y su misión

Cuenta la leyenda que el Rey Euristeo encomendó a Heracles a cumplir su última misión: traer al perro guardián del Inframundo, Cerbero, ante la presencia del rey. Heracles, luego de hacer una serie de trabajos para entrar al abismo, contactó con Hades para que lo ayudara a cumplir con su misión, la cual fue exitosa.

Orfeo y Eurídice

Orfeo fue un músico, excepcional con su pareja, Eurídice. Un día una serpiente mordió a la joven y esta murió en el acto. Orfeo, al no aceptar la muerte de su amada, viajó al inframundo a hablar con Hades para que pudiera devolverla a la vida. En un acto de compasión, Hades le concede el deseo de llevársela bajo una condición: no mirar atrás. Orfeo accede y durante el trayecto le surgen las dudas que la condición del dios fuera un engaño. Llegando a la superficie voltea atrás pero la hermosa Eurídice aún no había salido, por lo que queda atrapada para siempre en el Inframundo. Al poco tiempo Orfeo muere despedazado por las Ménades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.