Mitos y Verdades sobre los Gladiadores Romanos

Mitos y Verdades sobre los Gladiadores Romanos

Cuando escuchas la palabra Gladiadores Romanos de inmediato pensamos en Roma, quizá en aquella película ganadora del Óscar en el año 2000 protagonizada por Russell Crowe o, más actualmente, en la serie de televisión Espartaco. Pero estos guerreros fueron mucho más que la ficción presentada en el siglo XXI. Te compartimos algunas verdades de estos guerreros formidables de la Antigua Roma.

Los Gladiadores eran esclavos en busca de libertad

No del todo. Si bien es cierto que algunos eran esclavos, obligados a pelear en estas contiendas en el Coliseo, había cierto grupo que eran libres. Para ganar reconocimiento y suficiente dinero en aquella época, ser un excelente peleador en la arena era suficiente, motivando a algunos hombres a destacarse peleando. Este tipo de gladiadores se convertían en los deportistas élite de la época y se le denominaba Autoracti.

Gladiadores Romanos

Casi como en tiempos actuales, estos deportistas tenían un contrato que se podía renovar cada 5 años aproximadamente, además creaban un vínculo con su entrenador (lanista) y la academia a la que pertenecían. Los mejores sólo participaban 3 veces al año y eran los más esperados de la época tal como sería hoy en día un Real Madrid vs Barcelona.

Todos eran hombres

Falso. Al igual que los hombres, había mujeres que participan en la arena. El público podía tener igual o mayor expectativa ante los encuentros femeninos que ante un encuentro de gladiadores élite. Estas peleas entre féminas ocurrían después de la puesta de Sol.

Peleaban a muerte

Falso. Cuando se celebraban las contiendas de gladiadores contaban una programación: primero se peleaban un hombre criminal vs una bestia, en estos encuentros ocurrían la mayoría de las muertes ya que el gladiador peleaba sin armas. Luego continuaban con un encuentro hombre vs hombre (o mujer) y una actividad que se celebraba al final del evento donde el Emperador Romano daba regalos para promocionar su gestión.

Gladiadores

Un excelente gladiador costaba mucho al estado romano y perderlo era muy trágico para el público, además de darle mala reputación al emperador, así como a la escuela de gladiadores a la que pertenecía.

¿Había reglas?

Sí. En las contiendas entre gladiadores incluso existia un árbitro que vigilaba el desarrollo de la pelea. Estos árbitros o suma rudis, que en muchas ocasiones eran gladiadores retirados, se encargaban de supervisar que se cumplieran las normas y podian parar la contiendan en caso de faltas graves.

Las peleas se realizaban solo por entretenimiento

No del todo. Las contiendas en el Coliseo Romano eran, en un principio, un tributo  de costumbre etrusca hacia los muertos. En la iniciación de estas festividades, los gladiadores hacían una coreografía usando las armas con la funcionalidad de espantar a los demonios y honrar a los muertos. Posteriormente se convirtieron en contiendas con fines deportivos y por último en eventos para el entretenimiento.

Lucha de Gladiadores

¿Peleas en Barcos?

Aunque es difícil de asimilar,  la respuesta es sí. También existían contiendas navales entre gladiadores, a estas se le llamaban Naumaquia y muchas veces se celebraban en cuencas hidrográficas cercanas a Roma. Incluso, investigaciones recientes, han evidenciado que inundaban a algunos anfiteatros o hasta el propio Coliseo, para recrear estas batallas con Trirremes (barcos romanos) de igual o menor tamaño.

A partir del siglo V, las contiendas fueron disminuyendo hasta el arraigo del Cristianismo donde quedó abolida. Por último, con la caída del imperio romano, en el año 476 d.c los gladiadores dejaron de existir quedando como un recuerdo que, hasta el día de hoy, sigue fascinando a muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.