Evolución Del Diseno Web
Tecnología

La evolución del diseño web y los nuevos retos que enfrentan los diseñadores en el mundo

Cualquiera pensaría que en un mundo dominado por la imagen virtual el diseño web está en su mejor momento, pero la realidad es que los diseñadores enfrentan cada vez más retos.

Vivimos en la era de la imagen, ya historiadores del arte como Walter Benjamin, Theodor Adorno y Paul Valery habían presagiado desde el siglo XX lo que llegaría a ser la imagen virtual y su distribución masiva. Ahora, la generación del nuevo milenio consume y se informa más a través de las imágenes que a través de las letras. Sobre todo gracias al boom de las redes sociales, predominantemente icónicas.

En ese contexto, se podría pensar que los diseñadores, la empresa web y la industria virtual en general están en su mejor momento, y de hecho así es, pero no hay que dejar de lado los grandes retos que enfrentan y la amplia competitividad que existe en el mercado. Para entenderlo mejor, vamos a los orígenes del diseño web.

Origen del diseño web

En los 90, Internet era tan lento que el diseño web prácticamente no existía. Sin embargo, durante esa década nació el visionario HTML, la gama de colores era muy limitada y el sistema arcaico viéndolo desde nuestra óptica millenial, pero para el momento las versiones 2 y 3 significaron una revolución.

Diseno Web

Gracias al HTML, los servidores comenzaron a tener botones, imágenes de fondo, la publicidad comenzó a tener presencia a través de los banners y habían íconos por todas partes.

Luego llegaron las herramientas más populares

El diseño web se consolidó como tal entre 1996 y el año 2000. En esa época se generó el lanzamiento de herramientas hoy ampliamente conocidas como Flash (contenido multimedia y animación), Javascript (lenguaje de programación orientado a objetos), hojas de estilo CSS (HTML3) y Frames (división de pantalla para multiplicidad de contenidos).

Pero el nuevo milenio trajo consigo nuevos retos, que incluían la distribución masiva de contenidos. La web 2.0 popularizó finalmente el internet y lo convirtió en lo que es hoy: una plataforma de conexión global, de consumo y distribución de contenidos.

Las redes sociales y los nuevos retos

Con el paso del tiempo, todos los programas, herramientas y sistemas han ido evolucionando ante la presencia de consumidores cada vez más demandantes. De manera que, el diseño web, que en un principio se centraba en el producto en sí, ahora se centra estrictamente en las necesidades y demandas de los clientes. Sobre todo considerando que desde hace poco más de una década, los aparatos tecnológicos que funcionan a partir de la conexión a internet se han multiplicado, y todos pueden acceder a la web través de distintos medios.

Redes Sociales y Nuevos Retos

A esto se suma el uso masivo de las redes sociales, que aunque en un principio fue muy beneficioso para vender y hacer publicidad, ahora cada vez es más complicado debido a la infinidad de contenidos que circulan a diario. Entonces ¿cómo hacer para no pasar desapercibido en el contexto actual? Es un reto que deben asumir a diario los diseñadores.

La web exige cada vez imágenes más profesionales, sea que circulen en redes sociales o en blogs. Por fortuna, desde el nacimiento del diseño web hasta la fecha las herramientas se han multiplicado, ahora se pueden recortar fotos online para subir en el formato correcto a las redes sociales, retocar imágenes a través de decenas de herramientas y utilizar los famosos filtros.

Sin embargo, quien no sabe usar la caña no puede pescar. En ese sentido, no importa el número de herramientas que existan si los profesionales no tienen la astucia necesaria. Más allá de la belleza estética, los diseñadores deben asumir estos retos:

  • Hacer que sus diseños sean accesibles (legibles).
  • Hacer que sus diseños se adapten a todos los dispositivos y pantallas que existen (responsive).
  • Lograr que los usuarios tengan una experiencia agradable, no solo para que accedan a los contenidos, sino para que quieran regresar al sitio.
  • Garantizar la velocidad de la web. Esto no solo es fundamental para el posicionamiento en Google, sino que además retiene a los usuarios.
  • Mantener la creatividad y originalidad en un mundo repleto de imágenes, marketing y publicidad.

El último punto es quizás el más complicado, pero la clave es precisamente unirse a ese mundo de conocimientos de marketing, publicidad e imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.