elaborar una portada de revista que sea impactante
General

Cómo elaborar una portada de revista que sea impactante

La portada de la revista es el primer contacto que tendrá el usuario con la misma. Antes de entrar a revisar todo lo que hay por decir en su interior, debe sentirse atraído por el exterior. Por ello, saber cómo diseñar una portada es determinante.

Las revistas forman parte de esas herramientas de comunicación masiva que continúan dando la vuelta al mundo. Las hay de todos los temas posibles, pero mantienen un esquema más o menos similar: portada, editorial, páginas interiores, etc.

El campo del diseño ha evolucionado mucho para ofrecer la mayor variedad de oportunidades a los que deseen hacer una portada de revista impactante. Este será el primer paso para lograr que el público se interese y, por ende, que se decida a comprar lo que ofreces.

Dentro de las potencialidades que debe ofrecer están la originalidad, la creatividad y, por supuesto, los acabados. Un diseño pulido, bien estructurado, con las resoluciones precisas para lograr imprimir revistas de calidad y que maneje una mezcla de colores llamativa, seguramente generará un éxito importante.

El asunto está en que las revistas se suelen publicar con cierta periodicidad. Por lo que el diseño no es un tema de un solo momento, sino que puede ocupar gran parte de las ocupaciones de una empresa. Por eso, es conveniente tener algunos tips que permitan hacerlo siempre con una puntuación de 10.

El título de la revista

Es el nombre de la revista y, por ende, define la marca. Su diseño debe ir siempre acorde al tema general a tratar. Cada categoría de información tiene unos parámetros para lograr atrapar la atención de su público objetivo.

Por ejemplo, los títulos de revistas de moda pueden ser adornados con colores llamativos, que pueden variar según el tipo de publicación, y con nombres bastante característicos. Por contra, en el caso de una revista médica el asunto profesional debe prevalecer latente en el título. Aquí se deben guardar aspectos como la sobriedad en los colores y el tipo de letra.

elaborar portada de revista

La paleta de colores

Uno de los aspectos clave a definir es la mezcla de colores que se utilizarán. Estos deberán ser contrastantes para permitir que los titulares de las informaciones más relevantes llamen la atención.

En este caso, existen revistas que definen un patrón que les funciona y lo mantienen en cada una de sus publicaciones. Mientras que otros estilos pueden permitir la variabilidad según ciertos parámetros, como la estación del año o el personaje principal para la portada, entre otros.

Profesionalidad

En este punto se pueden englobar varios aspectos. En primera instancia, está lo referente al cuidado de los elementos ortográficos, semánticos y gramaticales de la publicación. Este, evidentemente, no es un asunto que solo ocupa a los diseñadores, sino también a los redactores.

Por otro lado, se deben utilizar los programas adecuados para que los diseños queden con la presentación correcta y puedan editarse sin contratiempos. Gracias a los avances en esta materia, hoy podemos encontrar programas de diseño que pueden funcionar para distintos objetivos. Saberlos utilizar es un gran añadido.

imprimir portada de revista

Las imágenes

Una portada de revista sin imágenes tiene muy pocas posibilidades de impactar. No obstante, la inclusión de estas herramientas gráficas no debe tratarse a la ligera. Cada edición deberá ir acompañada de una imagen que haga alusión al contenido más relevante y que, por supuesto, sea capaz de captar la atención de la gente.

Ya se han establecido pautas al respecto, logrando identificar como mejores opciones aquellas fotografías hechas a personajes famosos, ilustraciones propias y vectoriales, etc. Sin embargo, aquellas que se orientan más bien a paisajes y fotos estilo postal no logran un buen resultado. A menos, claro, que esta sea la temática de la revista.

La versatilidad de formatos

Como las revistas tienen hoy la presencia física pero también digital, lo más recomendable es que los diseños sean capaces de adaptarse a distintos formatos. De esta forma, no ocurrirán variaciones en su presentación, sea cual sea el destino de la misma.

Aunque todo está más bien ligado a la creatividad, con estos sencillos consejos es posible lograr una portada realmente llamativa y que pueda crear una convertibilidad a ventas que sea positiva para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.