disfuncion del suelo pelvico
Medicina

¿Sabes qué es la disfunción del suelo pélvico? ¡Descúbrelo aquí!

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que tienen la función de sostener algunos órganos como la vejiga, el útero e intestino, además del bebé durante la gestación.

El suelo pélvico se puede debilitar por factores como el embarazo o la menopausia, incluso un suelo pélvico débil puede generar prolapsos, incontinencia urinaria, dolor de espalda e incluso disfunciones sexuales. Afortunadamente, estos problemas se pueden evitar o corregir con la ayuda de la fisioterapia.

¿Es recomendable la fisioterapia en caso de estar embarazada?

Si estas embarazada, una fisioterapeuta especializada en la preparación y recuperación del parto te ayudará a mantener tu suelo pélvico en buenas condiciones, ya que la fisioterapia dispone de herramientas que preparan tu cuerpo para el parto.

Estas herramientas te permitirán tomar conciencia de tu suelo pélvico durante el embarazo.

Una de las técnicas utilizadas por los fisioterapeutas es el biofeedback, una técnica que es bastante útil porque mejora la capacidad a la hora de controlar los músculos del suelo pélvico y también la relajación que es vital durante el parto.

Algunos equipos y técnicas se pueden utilizar para aumentar la elasticidad vaginal en las semanas finales del embarazo, que ayudarán por ejemplo, a evitar la episiotomía, reducir los daños en la musculatura, disminuir el riesgo de prolapso genital e incontinencia en el posparto, entre otras disfunciones.

fisioterapia para suelo pelvico

Disfunción del suelo pélvico y embarazo

La disfunción del suelo pélvico es un problema bastante común en el embarazo. Durante los nueve meses, la fuerza de la musculatura del suelo pélvico debe ser aún mayor para soportar el peso del bebé y la placenta.

Además, muchas mujeres sufren con la incontinencia urinaria durante la gestación, porque la vejiga se ve comprimida por el útero conforme va aumentando. No obstante, hay algunos ejercicios que puedes hacer para preparar el suelo pélvico para el parto.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son pequeñas contracciones internas de los músculos que componen el suelo pélvico y dan soporte a la uretra, la vejiga, el útero y el recto.

El fortalecimiento de estos músculos mejora la circulación alrededor del recto y de la vagina y ayuda a prevenir las hemorroides. Además, estos ejercicios facilitan la cicatrización de los puntos en el perineo (espacio entre el ano y la vagina) durante el parto.

Movimiento pélvico o “postura del gato”

Esta variación del movimiento pélvico, hecha en la posición de “mesa” (o “de cuatro”), fortalece los músculos abdominales y alivia el dolor durante el embarazo y el parto.

¿Cómo se realiza?

  • Colócate a cuatro patas, con las rodillas apoyadas en el suelo, directamente debajo de las caderas y las manos a la misma distancia de los hombros. Mantén los brazos estirados.
  • Inspira y empieza a contraer el abdomen y los glúteos, elevando la espalda en forma de arco.
  • Suelta el aire lentamente, relajando la espalda hasta volver a una posición neutra.
  • Repite los movimientos a tu propio ritmo, siempre acompañando la respiración.

Estos ejercicios te ayudarán a evitar las disfunciones del suelo pélvico, provocadas por razones anatómicas y hormonales.

Las disfunciones del suelo pélvico pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, las mujeres gestantes y las que están cerca o en la menopausia son más susceptibles.

suelo pelvico y embarazo

Disfunción del suelo pélvico y menopausia

El suelo pélvico es dependiente del estrógeno, que es la hormona sexual femenina. Al entrar en la menopausia, la producción de estrógeno empieza a disminuir de forma natural, hasta que se pone a cero. Con eso, la musculatura del suelo pélvico tiende a debilitarse.

Para fortalecer la musculatura, lo mejor es prevenir desde bien temprano por medio de hábitos saludables, como sucede en muchas otras situaciones referentes a la salud de la mujer.

Entonces y para mantener la salud de la musculatura pélvica en la menopausia es importante evitar el aumento de peso, para que de esta forma puedas recuperar tus niveles hormonales. Hay tratamientos para reponer las hormonas, principalmente si el problema está comenzando.

Ahora bien, si tienes incontinencia urinaria existen óptimas opciones de tratamiento para controlar la orina, por ejemplo,  la fisioterapia para la incontinencia urinaria.

La fisioterapia consiste en fortalecer los músculos del suelo pélvico para impedir la pérdida involuntaria de la orina, para que tenga el efecto esperado debes realizarla diariamente en casa, además de ir a una clínica, por lo menos una vez a la semana.En la fisioterapia para incontinencia urinaria también puedes utilizar los ejercicios de Kegel, la electroestimulación, el biofeedback y los conos vaginales. Este tipo de tratamiento se recomienda  para todos los casos de incontinencia, ya sea de urgencia, de esfuerzo, en hombres, mujeres, niños, e incluso después de la extirpación de la próstata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.