General

Cuida tus zapatos también en verano

La marca española Zapatos Pitillos es toda una referencia en este sector desde hace más de 37 años y no es para menos ya que es gracias a su calidad, confort y elegancia por lo que han conseguido mantenerse en lo más alto a lo largo del tiempo. A sabiendas de que los zapatos de mujer (aunque también los de hombre, por supuesto) pueden perdurar más si se les trata como se debe desde esta misma empresa han elaborado una lista de los principales cuidados del calzado que se deben tener siempre en cuenta.

  • Cómo cuidar las sandalias de piel. En este caso lo más recomendable es acabar con la suciedad cuanto antes se pueda así que en el momento en el que ésta se detecta o hay manchas es mejor actuar. De no hacerlo, aunque todavía se pueden tomar medidas, resultará mucho más laborioso el que vuelvan a lucir como el primer día. Un truco muy útil para todas las sandalias es espolvorear bicarbonato sódico y dejarlo actuar durante una hora para evitar los malos olores.
  • Cómo cuidar los zapatos de ante. Son de lo más cómodos y versátiles y con las altas temperaturas ofrecen muchas opciones para multitud de eventos. Lo que hay que tener muy en cuenta si se tiene este tipo de calzado es que habrá que estar atento cuando se producen las típicas tormentas de verano. Cuando esto suceda lo mejor que se puede hacer es secar en cuanto que se pueda el exterior con un trapo de micro fibra. Eso sí, en ningún caso hay que frotar, simplemente habrá que ir presionando poco a poco por zonas para proceder a su secado. Y, por supuesto, para evitar que los zapatos se acartonen hay que evitar a toda costa las fuentes de calor directas, como sería el caso de un radiador o estufa.
  • Cómo cuidar los zapatos de charol. Quedan ideales y aportan un toque de lo más glamuroso pero son un tanto delicados. Para que siempre luzcan perfectos bastará con limpiarlos con un poco de agua y jabón neutro. Una vez que estén secos tan sólo hay que guardarlos en bolsas individuales para evitar que un simple roce acabe por rayarlos.
  • Qué hacer con los zapatos cerrados en verano. Es otra opción más pero, evidentemente, el pie acabará por pasar más calor y esto lleva a sudor y posibles olores. Para evitar todo esto nada mejor que hacerse con alguno de los productos que hay en el mercado y que son anti-traspirantes para pies.

Zapatos Pitillos

Por último, en cuanto al almacenamiento, siempre hay que tratar de dejar los zapatos en lugares secos y limpios y, a poder ser, contar con hormas para aquellos que sean más delicados y requieran de este elemento para mantener bien su forma. De hecho, cuando se viaja esto último no se suele tener en cuenta por una cuestión de falta de espacio. Un truco que funciona muy bien es el de usar los mismos calcetines que se vayan a llevar en la maleta y meterlos dentro del calzado. Así se aprovecha algo más el espacio y se evita que estos se deformen en el trayecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.