Cuidadito con las estafas
General

En estas Navidades, ¡cuidadito con las estafas!

La época más hermosa del año ya está a la vuelta de la esquina. ¿Eres un auténtico fan del espíritu navideño? Si es así, no dejes que las emociones y sensaciones nobles te impidan ver que no todo el mundo aprovecha estas fechas para hacer el bien. ¡Estate bien atento a lo que te contamos!

Aprende a estar siempre en guardia

No queremos decir que no te puedas relajar en ningún momento, faltaría más. Las Navidades son para estar y disfrutar en familia, sacando todos nosotros lo mejor que llevamos dentro. Nuestros seres queridos están deseando pasar tiempo juntos, y nosotros ¡también!

La compañía de quienes más queremos es importante y vital en nuestras vidas. También puede suponer un momento un poco nostálgico, ya que si algún miembro de la unidad familiar falta, se le echará de menos en seguida. Hay personas que se ponen extremadamente melancólicas por este hecho, y es del todo comprensible.

Por eso mismo, los que sí estamos ahí tenemos la obligación moral de levantar el ánimo de los que nos rodean, pero no solamente eso. También debemos velar por su seguridad. Lamentablemente, hay quien aprovecha estos días para engañar, estafar y robar a sus anchas.

Es difícil de imaginar, pero los amigos de lo ajeno no descansan nunca. Cuando todos estamos de vacaciones, con la guardia baja, ellos al revés: es precisamente cuando más trabajo tienen. Su objetivo es aprovecharse de la situación y no tienen ningún escrúpulo en hacerlo.

Para ello, eligen bien a sus víctimas. Generalmente suelen ser personas de avanzada edad o gente sola o sin recursos. Pero si no tienen recursos, ¿qué les roban? Pues lo poco que tienen, como hemos comentado, estas personas no tienen miramientos y generalmente van a lo fácil.

Muchos de nuestros abuelos viven hasta rondar el siglo de edad. Físicamente, puede que sus cuerpos vayan más o menos aguantando, pero como es evidente, sus reflejos, picardía y habilidades mentales van mermando poco a poco con el paso del tiempo.

Los cacos saben muy bien esto, y por eso centran sus robos y timos en viviendas de ancianos. Sin compasión, lo único que les interesa realmente es el beneficio económico que pueden sacar tras llevar a cabo su allanamiento o engaño.

Es posible que hayas escuchado en alguna ocasión como un desalmado se ha colado en el hogar de personas de la tercera edad haciéndose pasar por el técnico de la compañía de luz, del gas o del agua. Aunque se ha alertado y corrido la voz acerca de esta estafa tan extendida, sorprendentemente sigue sucediendo con mucha frecuencia.

Su modus operandi está tan trabajado que los ladrones tienen preparada una respuesta a cada pregunta y un modo de actuar ante cada situación que pueda surgir. De esta forma, mienten vilmente para conseguir su objetivo principal: que les abran la puerta y les dejen pasar.

Una vez dentro, hacen un teatro que confunde y despista a los ancianos, hasta que estos les entregan voluntariamente el dinero. Si han tenido ocasión de tomar nota de dónde está guardado el efectivo, no se conforman con lo que han recibido, y continúan la treta de la distracción hasta que tienen unos segundos a solas para asaltar el escondite.

Cuando los abuelos se han querido dar cuenta, ya es demasiado tarde. El estafador sale a la calle de nuevo con cualquier excusa, y ya no regresará jamás. Si las cosas han ido así, todavía se puede considerar que ha habido suerte. Se han registrado denuncias de agresiones físicas.

Estas suelen suceder cuando las víctimas se dan cuenta de la trampa y oponen resistencia, o cuando les pillan en pleno levantamiento de fondos y tratan de impedir el robo. Lo mejor en estos casos, es no enfrentarsenunca, ya que no se sabe si el delincuente puede ser violento o ir armado.

Los daños materiales son recuperables, no así los físicos y menos todavía cuando hablamos de personas mayores. El consejo más importante es no abrir la puerta a ningún desconocido del que podamos sospechar. En segundo lugar, no entregar nunca dinero bajo ningún concepto.

Por otro lado, el robo por bumping es otra de las técnicas más utilizadas por los maleantes. Se trata de un método silencioso, que se realiza muy rápido y además no deja huellas. No solamente se lleva a cabo cuando la casa está vacía, ¡cuidado! Por desgracia a veces también cuando la vivienda está ocupada por personas indefensas.

Bumping

El incremento de robos y violencia en Barcelona pone de manifiesto la importancia de estar protegido del bumping. Para evitar robos a personas mayores en Navidad, es fundamental que estas o sus familias se cercioren de si la cerradura está protegida ante esta técnica de robo tan popular.

Tanto si vas a quedarte en casa, a viajar, como si en la casa hay niños, o ancianos, sea la situación que sea; no dejes ni una sola rendija abierta al crimen. Te deseamos unas Navidades muy felices y, sobre todo, protegidas y seguras para poder vivirlas en paz y en tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.