Blockchain 2020
Tecnología

Criptomonedas y COVID-19: ¿Es 2020 el año definitivo para la adopción del Blockchain?

Para muchos expertos en criptomonedas, 2019 fue el año de la adopción empresarial del Blockchain, no en vano gigantes tecnológicos de la talla de Microsoft, Amazon Web Services, NVIDIA y Oracle entre otros desarrollaron iniciativas relacionadas con el blockchain.

Inclusive, la banca se mostró más interesado a ofrecer servicios relacionados con las divisas digitales y bancos centrales y el Fondo Monetario Internacional alzó la voz para promover el uso y la implementación de estos nuevos activos.

Neteller, JPMorgan, Wells Fargo, Square, Circle y Skrill entre otros dieron pasos hacia la implementación de tecnologías relacionadas con el Blockchain.

Sin embargo, aunque en los últimos años las criptos han logrado llamar la atención y capturar los focos de la sociedad, aún no existe una solución masiva que se resuelva completamente en esta tecnología.

Como dice el refrán: “Blockchain es una solución que busca un problema”.

Tal y como lo explica Adrienne Jeffries en su artículo titulado ‘Blockchain is meaningless,’ y publicado en Verge, el hecho de que blockchain está siendo utilizada para todo, está perdiendo su sentido.

“La idea del blockchain, la base de datos digital y base de la mayoría de criptomonedas, ahora se está utilizando para implementar todo, desde un sistema interbancario de transacciones hasta la base de datos de la cadena de suministro de Walmart. El término se ha generalizado tanto que está perdiendo rápidamente el sentido”.

Parte de este problema es que a pesar de haber pasado más de 10 años desde que Satoshi Nakamoto haya lanzado el Bitcoin y su implementación en cadenas de bloque en 2008 y más de 20 años desde que Haber y Stornetta hayan publicado el primer trabajo de criptografía aplicada a la información de bloques en 1991, el blockchain sigue siendo una tecnología joven y sin implementación ni adopción masiva.

Criptomonedas y COVID-19

Aún así, desde la irrupción del Bitcoin y el blockchain moderno se las arregló para que su precio creciera en modo burbuja y haya satisfecho las necesidades de una fracción de la población mundial. Sin embargo, hasta ahora su uso como herramienta de solución de problemas reales ha sido escaso.

Sus problemas de operatividad persisten, desde la escalabilidad, velocidad y costo, hasta la interoperabilidad y la batalla entre descentralización y centralización de organizaciones públicas y privadas.

El Coronavirus COVID-19 y el Blockchain

Pero esto está cambiando. Con la irrupción de la pandemia del coronavirus COVID-19 en todo el mundo y la implementación de medidas de aislamiento y cuarentena en muchos países, el trabajo en red y el intercambio de documentos, información y datos online ha crecido fuertemente, y es allí donde el blockchain y sus principales cripto monedas como el Bitcoin, el Ethereum y el Ripple pueden sacar ventaja y lograr una diferenciación en la adopción.

Un ejemplo claro es el aumento en el tráfico en la nube. Según una publicación en el blog de Microsoft, el uso de su servicio de nube ha experimentado un aumento del 775% durante la última semana de marzo, en su mayoría por el uso de servicios relacionados con la salud y prevención del contagio del coronavirus COVID-19.

Otro caso es el de la adaptación de servicios tecnológicos en Apple y Google, por citar dos, para enfrentar los desafíos actuales o las rápidas actualizaciones de soluciones de comunicación como ZOOM para adaptarse a la nueva realidad.

Y es así, estamos ante el inicio de una nueva realidad, Walter Silin, CEO del proveedor de soluciones de tecnologías nativas en la nube The Bauen Group, reconoce que la crisis de COVID-19 cambiará el mercado laboral para siempre, ya que las empresas modificarán la forma en que interactúan con su personal y otras organizaciones.

“El aumento actual de los servicios en la nube es un signo del cambio en los tiempos que vivimos y una herramienta poderosa para luchar contra las amenazas globales, como la pandemia del coronavirus. Las personas necesitan quedarse en casa, y los servicios basados en la nube les están dando las herramientas para mantener su productividad.”

En ese entorno, 2020 se está convirtiendo en el punto de inflexión para la industria y de hecho, hay indicios de que empresas tradicionales están buscando hacer que la tecnología del blockchain funcione para ellos.

La búsqueda de una mayor seguridad, eficiencia y reducción de costes están haciendo de las tecnologías basadas en el blockchain un reclamo claro.

Soluciones cuadradas para problemas redondos

Un ejemplo de los problemas que ha vivido el Bitcoin y el blockchain hasta ahora es la implementación del BTC en Square, la compañía de pagos fintech fundada por Jack Dorsey.

Square incluyó bitcoin en su plataforma como una apuesta de futuro. Sin embargo, la ironía de apostar por  Bitcoin como servicio de pago ahora mismo es lo mismo que una tienda que proclama que solo acepta oro sólido como pago por sus productos.

En ese marco, Dorsey afirmó que su compañía desarrollaría su red con lightning para así hacer más usable el Bitcoin.

Lightning Network es un protocolo de pago de “Segunda capa” que opera sobre una criptomoneda basada en blockchain. Permite transacciones rápidas entre los nodos participantes y se ha promocionado como una solución al problema de escalabilidad de Bitcoin. Facilitando así su implementación y popularización.

El problema con esta tecnología es que el Lightning Network es más irregular e incipiente que el Bitcoin, todavía se está refinando y desarrollando y está lejos de ser un producto pulido.

Dicho esto, usar bitcoins como medio de pago no es raro y de hecho se pueden adquirir productos en tiendas como Whole Foods y Starbucks entre otros al pagar con BTC. Pero de nuevo, esta solución debe ir más allá que hacer que el bitcoin sea aceptado por más tiendas, sino en hacer de la criptomoneda una demanda global.

El problema de la interoperabilidad

Uno de los grandes desafíos para la adopción del blockchain es su interoperabilidad. La mayoría de las soluciones que se construyen, prueban y trabajan, permanecen aisladas. Más del 50 por ciento de la lista Blockchain 50 de Forbes usa Hyperledger, pero para la otra mitad, no habría forma de vincularse a estas soluciones.

De hecho, la Organización Mundial del Comercio destaca la interoperabilidad como un factor fundamental para el progreso de la tecnología blockchain, tal y como lo afirma en su investigación “Can blockchain revolutionize international trade.”

Sin embargo, la OMC mantiene su optimismo referente al caso de interoperabilidad, “si bien la idea de diferentes blockchains interactuando entre sí todavía es una posibilidad distante, ahora están surgiendo soluciones concretas”.

Organizaciones y soluciones como la Enterprise Ethereum Alliance, que desarrolla puentes de interoperabilidad como el Z-DAG, donde se combinan transacciones rápidas y contratos inteligentes en Ethereum, o la INATBA, donde empresas como Kriptomat desarrollan aplicaciones que combinan blockchain e inversiones entre criptomonedas, fiatcoins y stablecoins están mostrando que los pasos adecuados se están dando.

Ahora o nunca

Aunque podría parecer un poco radical declarar que puede que el blockchain no alcance todo su potencial y desaparezca paulatinamente de los focos, lo cierto es que se están percibiendo grietas en el proceso. 

En 2018, Cisco tomó solo 18 meses de investigación en blockchain para darse cuenta de que su empresa no tenía un futuro inmediato en este nicho y cerró toda su división. “Tomará un tiempo para que muchos actores de mercados complejos se pongan al día”, dijo a CNBC Anoop Nanra, jefe de la iniciativa blockchain de Cisco.

Sin embargo, los últimos acontecimientos a nivel de salud pública y economía están cambiando los parámetros de convivencia a pasos agigantados. Y en el entorno digital, el blockchain y las criptomonedas tienen mucho adelantado. 

Lo que dejará claro este proceso y todo el 2020 es el lugar que puede ocupar el blockchain y cómo podría adaptarse a la nueva realidad dentro de un mundo real, pero transformándose a lo digital de golpe. No es sólo comprar Ripple, Ethereum o Bitcoins, sino una implementación real de las tecnologías que la representan.

Es la hora de la verdad para el blockchain.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.