El consumo eléctrico según la potencia de los aparatos
General

El consumo eléctrico y la importancia de la eficiencia energética

Cualquier vivienda o local comercial tiene al cabo del mes un consumo eléctrico que aparece reflejado en la factura de la luz, en función del precio del kilovatio por hora (kWh). Un consumo que se corresponde con la cantidad de energía empleada por el usuario en ese período determinado de tiempo.

Por lo general, el consumo de cada vivienda o local es diferente, variando en función de la potencia eléctrica de los aparatos utilizados y del tiempo que tanto estos como las luces están encendidas. Algo que se puede apreciar fácilmente con una serie de ejemplos.

El consumo eléctrico según la potencia de los aparatos

En una casa o en el negocio podemos utilizar aparatos eléctricos de todo tipo y potencia. Si en el hogar, el ahorro de electricidad es un tema muy importante, en el trabajo es una cuestión trascendente. Es por esta razón, por la que al emplear grandes aparatos eléctricos, éstos deben ser de calidad para disfrutar de una mayor eficiencia energética.

Un ejemplo pueden ser los compresores tipo tornillo, que son herramientas capaces de generar una gran cantidad de aire para que éste salga al exterior y así brindarle fuerza a otra maquinaria. Su uso puede ser tanto industrial como doméstico y poseen una potencia eléctrica determinada, por lo que necesitaremos, tanto el más adecuado como el de mayor calidad, para que el consumo sea eficiente.

El consumo eléctrico y la importancia de la eficiencia energética

Un compresor de aire tipo tornillo ofrece un gran rendimiento y capacidad. Precisamente, es una máquina a la que se le pueden conectar fácilmente diversos tipos de herramientas para darles fuerza. Por tanto, resulta ideal para trabajos profesionales, especialmente en los sectores de la construcción y la mecánica.

Es evidente que un aparato de gran potencia como este requiere de un consumo eléctrico mayor. Es por eso que, antes de comprar cualquier herramienta de este tipo, debemos asesorarnos sobre su eficiencia energética. A veces una maquinaria barata puede salir muy cara con el paso del tiempo debido a su enorme desgaste eléctrico.

Los aparatos eminentemente domésticos, por su parte, tienen un gasto diario dependiendo también de la potencia y el uso que le demos. Otro ejemplo, los buenos cepillos de dientes electricos, que están en franca tendencia, tienen un consumo muy bajo con respecto a otros aparatos y electrodomésticos.

Y todo ello teniendo en cuenta que las características de los cepillos eléctricos actuales no tienen nada que ver con los de hace unos años. Un aparato que se considera imprescindible y fundamental para una buena higiene dental, por lo que la rentabilidad en su inversión está más que garantizada.

Los aparatos que consumen más luz en el hogar

El consumo de electricidad en una vivienda depende de una serie de factores. Entre ellos habría que señalar especialmente la ubicación del inmueble, su tamaño y el uso que hagamos de los diferentes aparatos eléctricos que existan en él.

Precisamente, el uso de los electrodomésticos es el factor que más electricidad consume en una vivienda, por encima incluso de la iluminación. Ésta es una de las razones por las que se recomienda disponer de aparatos y muebles de cocina modernos y que cumplan con todos los requisitos, en lo que concierne a la eficiencia energética.

Las últimas tendencias en diseños de muebles de cocina tienen precisamente muy en cuenta el consumo de electricidad en el hogar. Un consumo que tiene en los frigoríficos y los congeladores, los aparatos que gastan más luz de media en la casa.

Tras éstos se encuentran el lavavajillas, la lavadora, el horno, la televisión y los ordenadores. Como se puede comprobar, copan los primeros puestos los electrodomésticos que se consideran imprescindibles.

Todo esto nos viene a demostrar la enorme importancia que le debemos dar a la eficiencia energética tanto en el hogar como en el negocio. El calificativo de caro o barato para un aparato eléctrico dependerá precisamente de este concepto, ya que si bien en un principio nos podría resultar asequible, su compra a la larga, puede ser una mala decisión por el gasto eléctrico que supone cada mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.