Manejar la dermatitis atopica
Medicina

Conoce cómo manejar la dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un trastorno hereditario de la piel, que puede manejarse, controlarse o estimularse según los hábitos y decisiones que tome la persona para su vida. Por esto, es importante reconocer los síntomas, las causas y qué hacer al respecto para evitar una mayor complicación.

Cada persona, acostumbra a desarrollar su jornada diaria en función de las obligaciones y responsabilidades que debe cumplir, sin notar los hábitos que se están teniendo, ni las situaciones o escenarios a las que se está exponiendo al organismo. Lo que consecuentemente trae a la vida del individuo, enfermedades y afecciones que de no ser tratadas a tiempo, pueden complicarse a grandes niveles de gravedad.   

A su vez, la piel resalta como el aspecto más afectado en caso de no tener los cuidados pertinentes, ya que la exposición a cualquier cambio climático, la falta de hidratación o incluso la vestimenta que se elija, puede provocar daños en ella. Sin mencionar que, al ser la parte del cuerpo de mayor tamaño y exposición, ésta puede contagiarse o reaccionar ante alérgenos de cualquier tipo.

Es así que aquellas personas que son propensas a presentar enfermedades cutáneas, deben tener mayor cuidado y mejores hábitos, siendo la dermatitis atopica en adultos la que resalta entre estas afecciones de la piel, que son estimuladas por malos hábitos y malos cuidados por parte de la persona, ya que ésta tiende a dar señales que se deben conocer y combatir de manera inmediata.

Dermatitis atópica, una enfermedad que requiere atención  

Conocida como un trastorno hereditario, destaca que la misma puede manejar o estimular su aparición según los hábitos que tenga la persona. A su vez, esta enfermedad se caracteriza por presentar resequedad en la piel y eczemas, los cuales son reacciones parecidas a las alergias que van acompañadas de sarpullidos, inflamación, descamación o enrojecimiento alrededor de la zona afectada. Claro que estos síntomas dependen del grado en el que se encuentre esta patología.

Dermatitis atopica

Asimismo, la persona que sea propensa a padecer esta enfermedad tiende a sufrir otras afecciones alérgicas como la rinitis, la conjuntivitis o la urticaria. De igual forma, aunque sea notorio el trastorno en la piel, en ningún caso es contagioso, presentándose en la mayoría de los casos durante la infancia. La misma puede aparecer a cualquier edad, lo importante recae en el diagnóstico oportuno de los síntomas que indican el problema, así como las causas que la están generando, para poder entender qué acciones tomar para lograr una mejoría.

Por esto, aunque cada persona es diferente, la dermatitis atópica viene dada por su característica hereditaria, por lo que el desarrollo de la misma viene causado por factores y situaciones que provoquen su evolución. Partiendo de esa base, se pueden reconocer dos grandes causas:

  • Factores Internos: también llamados inmunológicos, son aquellos que el cuerpo está ocasionando debido a la predisposición genética y a los factores hereditarios, ya que las personas que padezcan esta enfermedad tienen una concentración menor de ácidos grasos esenciales, los cuales se necesitan para que la piel cumpla cada una de sus funciones.
  • Factores externos: como se mencionó anteriormente, hay factores que estimulan y provocan el desarrollo de esta enfermedad, por lo que el individuo debe vivir de manera consciente a lo largo de su jornada en favor de evaluar aquellos aspectos que puedan afectar negativamente a su cuerpo. Siendo el mayor causante la estacionalidad, ya que la misma tiende a empeorar en épocas de invierno o en climas de bajas temperaturas, puesto que la persona no se nutre con la vitamina del sol, por el contrario cubre su cuerpo con largo abrigos de telas que, de no estar pendiente, producirán reacciones alérgicas a este tipo de piel.

Por otro lado, están aquellos factores que proceden de la contaminación, lo que provoca una reacción estimulante para esta enfermedad. Sin mencionar todos aquellos causantes psicológicos como el estrés, que tienden a favorecer la producción de eczemas y picazón.

Elige los mejores hábitos para tu vida. Observa los resultados en tu piel  

Sea para el manejo de una enfermedad, la prevención de otra o el desarrollo pleno de la vida del individuo, es importante establecer hábitos que permitan mantener un equilibrio entre lo físico, mental y espiritual, para obtener la conocida salud integral. Es por esto que una persona que desee disfrutar de un estado de salud óptimo, debe diseñar para su vida, una serie de acciones que permita que su organismo se desarrolle de la mejor manera ante las distintas situaciones que vayan surgiendo a lo largo de la jornada.

En cuanto al caso específico de la dermatitis atópica, el paciente debe tener un mayor cuidado con los productos o prendas que acerca a su piel, así como elegir entre aquellos que favorezcan el control de esta afección, y produzcan mayor alivio y efectos positivos a nivel cutáneo. Tal es el caso del champu para dermatitis atopica, el cual ha sido creado para mejorar las pieles extra-secas o atópicas, ofreciendo una limpieza delicada y suave a niños, jóvenes y adultos que lo necesiten.

Por otro lado, es importante que las personas con problemas en la piel lleven una hidratación constante, de esta forma contribuirán en su fortalecimiento, además de implementar dentro de cada jornada una dieta a base de alimentos llenos de vitaminas y minerales que estimularán dicho fortalecimiento. Asimismo, dentro de los hábitos saludables, se deben desarrollar jornadas de actividad física y momentos de un correcto descanso, ya que tanto uno como el otro tienen incidencias en la salud.

Es así, como cualquier persona que presente alguna enfermedad hereditaria, puede llevar una vida normal y saludable, mediante el uso y el diseño de buenos hábitos en su estilo de vida, así como una atención constante ante las señales que el cuerpo pueda indicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.