Concurso de acreedores
General

El concurso de acreedores: la última oportunidad para tu empresa

Emprender es una de las decisiones más arriesgadas en la vida de toda persona. Son muchos los aspectos que pueden llegar a torcerse, por lo que es necesario llevar una gestión de primer nivel para evitar posibles problemas. Sin embargo, hay aspectos de la economía que no podemos controlar, por lo que podemos vernos enfocados a una crisis financiera de la que puede ser complicado escapar. Aquí es donde nace el concurso de acreedores, un procedimiento en el que nos tenemos que apoyar en los mejores profesionales.

¿Qué es el concurso de acreedores?

Si estamos llevando un negocio, vaya bien o mal, hay ciertos conceptos que siempre hemos de conocer en profundidad. Esto nos permitirá afrontar las fases más duras de la gestión empresarial y salir siempre airosos de todo problema que pueda surgir. El concurso de acreedores nació para evitar que las deudas terminen por cerrar las puertas del negocio que tanto tiempo y esfuerzo nos ha costado abrir, por lo que no es algo que podamos dejar en manos del azar.

Se trata de un procedimiento judicial impuesto por ley que por el que una empresa o, en otras ocasiones una persona física, trata de solventar todas las deudas acumuladas que se antojaban imposibles de pagar. Una situación a la que muchos se han enfrentado a lo largo de su carrera, acrecentada en los tiempos de crisis económica, y que sigue vigente en cientos de compañías actualmente.

Concurso de acreedores la oportunidad para tu empresa

Existen dos clases de concursos de acreedores. Por un lado, el concurso de acreedores necesario hace referencia a aquellos procedimientos que surgen en defensa de los prestamistas, demandado especialmente por alguno de éstos. No obstante, cuando son los propios empresarios los que son capaces de anticipar dicha situación, estaremos hablando de un concurso de acreedores voluntario, dando dos meses de margen para realizar la solicitud antes de la quiebra.

Todo concurso de acreedores está dividido en cuatro fases diferentes. Los actos previos son el procedimiento de documentación; la fase común, momento en el que entra en vigor el concurso; la fase de convenio, donde entran en juego las negociaciones; y, por último, la fase de calificación, determinada por la figura de un juez que trae la consecuente resolución.

Cualquier empresario que se haya enfrentado a este procedimiento o, por otro lado, esté a punto de hacerlo, sabrá que no es un momento sencillo de llevar. Todo depende de un filo hilo que, de romperse, hundirá para siempre la empresa. Debido a ello, se deben tomar las medidas pertinentes para garantizar una gestión de primer nivel.

Ponte en manos de profesionales

Puede que todo el esfuerzo que pusimos en levantar nuestro negocio haya caído en saco roto. Sin embargo, esto no quiere decir que esté todo perdido: los concursos de acreedores nacieron para ser ese as en la manga que nos dé una última oportunidad. En consecuencia, acudir a aquellas agencias de asesoramiento que hayan demostrado su éxito en el pasado, será la forma más eficiente de actuar. Cada paso cuenta y hasta el más mínimo detalle puede ser la pieza fundamental que nos lleve al camino del éxito.

De esta manera, tendremos que realizar una exhaustiva comparativa entre los mejores asesores del mercado. Internet se ha posicionado como la mejor ayuda posible llegado este momento, facilitando en gran medida esta tarea de búsqueda. Porque merecemos la máxima eficiencia desde el momento en el que tomamos la decisión de delegar y sólo por medio del uso de las redes seremos capaces de garantizarla.

Una de las agencias que más han llamado la atención de los empresarios ha sido Dipcom Corporate. Posicionada como un auténtico referente del sector, esta compañía asesora a aquellos directivos en crisis financiera. Su éxito no es producto de la casualidad, tras 12 años de experiencia han logrado implementar una metodología propia que ha probado su efectividad en cada uno de sus casos.

Así pues, si estás pasando por este difícil momento, lo mejor será confiar en los profesionales más capacitados del sector. Querer hacerlo todo por cuenta propia no siempre es la mejor decisión y, cuando hablamos de concurso de acreedores, esto toma especial relevancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.