Como superar la cuesta de enero
General

Cómo superar la cuesta de enero

Sí amigos, enero ya está aquí. Hace solamente unos meses disfrutábamos de maravillosos baños en la playa a las 9 de la noche, mientras todavía era de día, y ahora llega la cuesta más temida de todas: la de enero. Septiembre es poco en comparación a lo que se nos viene encima, estate atento.

Nuevos planes y proyectos ahora y durante todo el año

Bien, las Navidades se han terminado y una oscura sombra se cierne sobre nuestras cabecitas. Sí, el comienzo de un nuevo año supone una nueva vuelta al ciclo y esto no sienta precisamente bien a todo el mundo. Es el momento de revisar los propósitos del año pasado.

Esta puede suponer una tarea bastante ingrata al irnos dando cuenta como algunas de las cosas (a veces muchas) no se han cumplido ni de lejos. De hecho, puede ser que la realidad haya dado la vuelta completamente a las expectativas y todo haya ido incluso bastante peor de lo esperado.

Ahora toca hacer balance, y si ese repaso a nuestros objetivos vitales no arroja un resultado medianamente bueno, es lógico llegar a entristecerse un poco. Por si fuera poco, hemos sumado una cifra más al calendario, y de repente nos encontramos sorprendidos de estar viviendo en el año en el que estamos. ¡Pero si hace nada todavía éramos unos críos!

Las fechas navideñas no siempre son un compendio de paz y amor como quieren hacernos creer los villancicos. Lo cierto es que muchas veces tantas celebraciones agotan y la familia puede llegar a cansar, porque no estamos acostumbrados a compartir tanto tiempo juntos.

¿Eres de esas personas que acaban exhaustas? Quizás esta parte la lleves bien, pero no debemos olvidar a todos aquellos que se ponen nostálgicos porque les falta alguien. Son esos momentos complicados en los que recuerdas una persona fallecida o un amor perdido.

¿Y qué te parece el clima? No ayuda precisamente. Hace frío, los días son cortos y las noches largas. Todo está más silencioso y más apagado que de costumbre al terminar los días de fiesta. Toca volver a la rutina y aunque puede apetecer, siempre hay una parte de nosotros que no quiere trabajar.

En fin, que si no es por una cosa al final es por la otra, pero el caso es que comenzar enero se hace un poco cuesta arriba. Vemos los doce meses que tenemos por delante como una empinada montaña que nos toca escalar de nuevo y además nos da algo de miedo fallar en el intento.

Sobre todo, cuando ya tenemos algún antecedente de fracaso reciente. Es posible que haya algo que te tenga anclado y no te deje avanzar, tienes que deshacerte de ello. Volver a regenerarnos conlleva un esfuerzo, pero no solamente es posible, sino que también es absolutamente necesario. ¿Qué otra alternativa tenemos? Meternos en la cama a esperar a que pase el invierno no es viable.

Así que ¡adelante! Fuera pereza, adiós melancolía, largo temores y fantasmas del pasado y … ¡bienvenido año nuevo! Aunque suene a topicazo, esta es una ocasión perfecta para dar un giro radical a tu vida y mejorar todo aquello que sientes que no te convence.

Como estamos seguros de que no tienes ni idea de por dónde empezar, vamos a proponerte algo sencillo, super efectivo y que sirve para todos, sean cuales sean las circunstancias: comienza por ser más amable contigo mismo. Sí, y no lo consideres egoísta porque este es solo el primer paso.

Solo cuando seas capaz de tratarte con benevolencia y cariño podrás mejorar tu relación con los demás. A buen seguro estás algo arrepentido de no haber sabido demostrar a tus seres queridos lo que sientes por ellos. Nunca es tarde para intentar mejorar, todos deberíamos hacerlo.

Parejas

Cuando te sientas preparado, ¿por qué no empiezas con algo original y divertido? Te sugerimos unas dedicatorias de buenos días para tu pareja, tu familia e incluso tus amigos o compañeros de trabajo. El buen humor es el motor que renueva nuestra energía y las ganas de levantarse cada día.

Permítete tener días peores, lo importante es que, a final de cuentas, el cómputo mensual sea bueno. Somos humanos y nos vamos a equivocar, da eso por hecho y perdónate los errores y los de los demás. Mira los problemas con perspectiva y no te rindas, sigue siempre adelante con nuevos proyectos. No hace falta que sean enormes, lo más recomendable es que sean asumibles y alcanzables.¿Preparado para enfrentarte a este nuevo reto llamado 2019? Listos o no, ya tenemos el año encima, no pospongas más lo que sabes que antes o después debes hacer. La felicidad no es ninguna meta, el secreto es que la felicidad es el camino, lo que sucede mientras tanto. ¡Viva la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.