Desarrollar potencialidades
General

El coach ayuda a desarrollar potencialidades y conseguir metas que parecían inalcanzables

Un profesional capacitado logra que la persona se conozca a sí misma, establezca objetivos precisos, tenga motivación, mejore sus relaciones con el entorno y llegue a un desarrollo y crecimiento personal.

Una de las figuras que cada día gana más protagonismo en la sociedad actual es la del coach. Muchos seguramente sabrán o han escuchado hablar sobre ellos, pero ¿qué son exactamente? La palabra coach en su sentido literal significa “entrenador”. Pues sí, es alguien dedicado al “entrenamiento” sobre técnicas que ayuden a las personas a alcanzar las metas que quieran conseguir en todos los ámbitos.

No se refiere al entrenamiento en cuanto a la parte física, aunque sí es utilizado en el aspecto emocional de los deportistas, sin embargo, un ejemplo que refleja en parte el trabajo de los coaches lo podríamos ubicar en el enfoque que un entrenador de fútbol le da a su equipo. Más que tener como única meta ganar partidos, el entrenador debe ayudar a los jugadores a aumentar sus habilidades y esto puede perfectamente adaptarse a cualquier campo de la vida.

Un coach centra su trabajo en aprovechar las potencialidades que las personas tienen con el objetivo de lograr todo aquello que se propongan, superando sus propias barreras. Para esto, utiliza técnicas y herramientas con el fin de obtener el máximo rendimiento de quienes acuden a ellos para alcanzar su desarrollo personal.

Entre los elementos básicos con los que trabaja un coach está el enfoque y la claridad en cuanto a las ideas de las personas, así como potenciar las habilidades comunicativas, las relaciones interpersonales y el desarrollo de una profunda motivación que impulse a luchar efectiva y eficazmente en el logro de metas.

Como vemos, la clave del trabajo de un coach está en que el individuo desarrolle amplia y correctamente sus capacidades, bien sea en el ámbito profesional, laboral, empresarial y personal. Orienta a cada persona a conseguir una “mejor versión” de sí misma, a aprovechar todos esos recursos con los que cuenta y que no está utilizando a su favor y así colocarla en la senda de su propio crecimiento.

No puede ser cualquiera

Al ser una necesidad apremiante para muchas personas en todo el mundo, cada día aumenta el número de personas que deciden formarse para ser coaches, así como las escuelas y academias que realizan las capacitaciones. También existen asociaciones nacionales e internacionales que se dedican a velar para que se cumplan los parámetros éticos y los estándares que suponen esta profesión.

Y es que escoger un coach no es un asunto para dejar a la ligera. Debe ser un profesional altamente capacitado que tenga cualidades como empatía, feedback, capacidad de fomentar la confianza, paciencia, respeto, confidencialidad y claridad.

Pero, ¿dónde podemos conseguirlos? España cuenta con una reconocida y prestigiosa plataforma en la que se encuentran los mejores coaches del país, se trata de BeMyCoach, la cual agrupa a estos profesionales según sus áreas de conocimiento y de trabajo, tales como el coaching personal, educativo, deportivo, funcional, empresarial, organizacional, cognitivo, ejecutivo, transformacional, integral, para el liderazgo, ontológico,  PNL (Programación Neuro Lingüística), los que pueden ser coaching para grupos o individuales, así como presenciales, online o documental.

Esta plataforma es una gran comunidad de profesionales en la que los coaches se incluyen para así dar a conocer sus servicios, obteniendo mayor visibilidad, mejor reputación y, en consecuencia, unl aumento de clientes. Actualmente cuenta con 1.030 coachs, con los que se han establecido 877 contactos, con al menos 6.500 visitas diarias.

El usuario tiene en este sitio, una interfaz muy dinámica e intuitiva, donde tiene la posibilidad de filtrar a través del nombre del coach o seleccionando la provincia donde se quiere encontrar un profesional para contratar sus servicios.

Sin desperdicio

Es mucha la incidencia que el coaching adecuado puede llegar a tener para el crecimiento personal, no hay desperdicio alguno. En primer lugar se logra a través de sus técnicas que la persona llegue al autoconocimiento, siendo éste uno de los pilares fundamentales del trabajo de un coach.

Las personas deben llegar a conocerse muy bien a sí mismas, requieren saber quiénes son para después definir quiénes quieren llegar a ser, ésta será la base para lograr el crecimiento y desarrollo personal.

Una vez el participante logra el autoconocimiento, el coaching le permitirá establecer objetivos claros, abrir la mente para pensar en esas alternativas que antes no estaban planteadas o que se pensaban inalcanzables, para así establecer las metas que se quieren cumplir. Es ubicar a la persona en el punto en el que está, y al mismo tiempo, que precise hacia dónde quiere llegar.

Trabajar la motivación

Un buen coach debe indagar en todo lo relacionado con la motivación, porque muchas veces, las personas no avanzan en una meta u objetivo porque sencillamente es algo que no les gusta o no les atrae. Trabajar la motivación es un aspecto fundamental.

El coaching bien enfocado y manejado hará que el participante mejore en cuanto a sus relaciones interpersonales y esto es vital para el logro de las metas. Al optimizar sus habilidades comunicativas, la persona siente satisfacción por su entorno, esto genera que tenga mejor interacción con familiares, pareja, compañeros de trabajo, entre otros.

Otro de los beneficios del coaching es que la persona puede gestionar mejor su tiempo y esto incide directamente en una mayor productividad. Uno de los obstáculos que comúnmente se presenta y que impide lograr objetivos es la falta de tiempo y esto obedece a una mala planificación. Aprovechar el tiempo ayuda enormemente a tener una alta productividad y reducir el estrés que se genera por no poder cumplir lo que se ha fijado.

Cuando una persona es orientada por un coach desarrolla una mejor adaptabilidad al cambio, puede decirse que el coaching es una experiencia transformadora que hace al participante tener más precisión a la hora de tomar decisiones, y a la vez, ajustarse mejor a su entorno.

Una palabra clave que resulta del coaching es “empoderamiento”. La persona comienza a ser capaz de liderar su propia vida, asumir riesgos y responsabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.