Causas más comunes de malestar en tu mascota
General

¿Preocupado por tu mascota? Conoce las causas más comunes de malestar en ellos

Algunas personas que tienen mascotas, ven en ellas a un miembro más de la familia, por lo que velan por ellos en todo momento cuidando siempre de cubrir todas sus necesidades. Es por ello que ante preocupaciones por las mascotas,  es importante conocer las causas más comunes de sus malestares.

Los animales no están exentos de padecer enfermedades o tener malestares alguna que otra vez, por lo que es importante que los dueños estén atentos ante cualquier cambio en el comportamiento o aspecto físico de su mascota. En este sentido, aquí hablaremos sobre los malestares más comunes en las mascotas y cuáles son las causas de los mismos.

Falta de apetito

Los animales, sobre todo los perros, por lo general son poseedores de un gran apetito, pues incluso después de alimentarlos, parecen estar dispuestos a seguir comiendo si se les ofrece algo más. No obstante, hay ocasiones en las que éstos parecen sufrir de falta de apetito y seguramente surge la pregunta ¿por qué mi perro no quiere comer? Las razones pueden ser varias, y aunque a veces puede que no sea nada alarmante como un simple aburrimiento, también existe la posibilidad que se trate de una enfermedad que pueda tener consecuencias devastadoras.

En este sentido, las causas más comunes de la falta de apetito en las mascotas pueden ser las siguientes:

  • Vacunas o medicamentos. Pese a que son necesarios, las vacunas y medicamentos pueden producir efectos secundarios en los perros, y la inapetencia es una de ellas por un corto período de tiempo. 
  • Enfermedad. Cuando un perro deja de comer, puede ser un indicativo de la presencia de alguna enfermedad, bien sea en los dientes, hígado, infección, etcétera.
  • El intestino esta obstruido. Es posible que el can haya comido un objeto o alimentos que le obstruyen las vías intestinales y esto les quita el hambre.
  • Vejez. Es común que los animales, al envejecer, pierdan la funcionalidad de los sentidos del gusto y el olfato; asimismo, la debilidad propia de la edad, le dificulta alimentarse. 
  • Estrés. Los animales también se estresan cuando su entorno o rutina se ve modificado, siendo la inapetencia una manifestación de lo mismo.

En cualquiera de estos casos o ante cualquier muestra de falta de apetito en la mascota, lo principal es consultar con el veterinario para que lo evalúe y realice un diagnóstico adecuado.

Parásitos internos

El desparasitante para perros es fundamental para conservar en buen estado la salud de la mascota, y a su vez, de todos los miembros del hogar. Esto se debe a que los perros son propensos a contagiarse de ciertos parásitos, que a diferencia de las pulgas y garrapatas, se alojan en el intestino del animal y dañan al mismo de manera silenciosa; y de no ser atendido a tiempo, esto puede resultar letal.

Malestar de tu mascota

De este modo, llevar un control de desparasitación correcto, es vital no sólo para eliminar la presencia de estos seres malignos en el estómago de la mascota, sino que también se evitaría el desarrollo, reproducción y propagación de los distintos parásitos que el animal pudo adquirir.

Para ello existen una serie de medicamentos ideales para tal fin, no obstante, en la naturaleza igualmente se pueden hallar ingredientes que cumplen la misma función y sin ser tan desagradables para la mascota.

Entre ellos se pueden mencionar los siguientes:

  • Semillas de palma de areca o palma de betel.
  • Ajenjo.
  • Genciana.
  • Semillas de calabaza.
  • Levadura de cerveza.
  • Extracto de semillas de pomelo.
  • Coco.

Todos éstos tienen un proceso de preparación totalmente casero. Sin embargo, lo ideal es recurrir a un veterinario para consultar y determinar el tratamiento correcto para tratar los parásitos en las mascotas.

Cuidados generales de la mascota

Para finalizar, es importante recordar que para que las mascotas gocen de buena salud se les debe cuidar muy bien, ofreciéndoles una alimentación acorde, equilibrada, permitirles ejercitarse y recrearse, respetar sus momentos de descanso, y por supuesto, llevarlos periódicamente a su chequeo con el veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.