La apasionante historia del tarot
General

La apasionante historia del tarot

El deseo de conocer o predecir los eventos futuros se encuentra presente en la historia de la humanidad desde tiempos ancestrales. Este deseo ha sido el responsable de la creación de métodos adivinatorios, entre los que podemos destacar los oráculos, la videncia, el espiritismo, la cartomancia y demás.

Con el paso de los siglos, estos métodos de adivinación han sido estudiados en profundidad y perfeccionados, volviéndose cada vez más populares entre la población en general. Su utilidad práctica es innegable, pues instrumentos como el tarot tienen el potencial de convertirse en potentes herramientas de autoconocimiento que nos ayudan a guiar nuestras decisiones diarias.

De hecho, son las cartas del tarot las que mayor relevancia han cobrado en la vida moderna. Estas contienen símbolos pertenecientes a diferentes culturas y filosofías antiguas como la cábala judía y los ritos griegos. Sin embargo, su origen se remonta a principios del siglo XIII, siendo las cartas de Visconti Sforza el mazo más antiguo conocido.

Arcanos Mayores y Menores en el tarot

En la actualidad, existen 22 cartas conocidas como los Arcanos Mayores, pero se conoce poco sobre su origen en la historia. Lo que sabemos con certeza es que cada carta representa un arquetipo  universal o representación de diferentes características psicológicas humanas en cuanto a sentimientos, comportamientos y personalidad.

El resto de la baraja se compone de 56 cartas denominadas Arcanos Menores. Estas cartas reflejan asuntos relacionados con la cotidianidad de la vida humana, diferentes circunstancias, eventos, capacidad de tomar decisiones y otros aspectos del día a día de nuestras vidas. Los Arcanos Mayores ponen una determinada situación en contexto y los Arcanos Menores definen detalles.

En principio, las cartas del mazo Visconti Sforza fueron utilizadas para el entretenimiento, como un juego de mesa. Sin embargo, con el paso del tiempo comenzaron a tener un uso adivinatorio, llegando a ser bastante comunes en celebraciones donde las doncellas y los caballeros tomaban una carta con el deseo de obtener buenos augurios sobre su futuro.

Referencias a distintas religiones y culturas

Cada una de las cartas que forma parte del tarot tiene relación estrecha con los secretos sagrados de la humanidad y ha servido para preservar simbología importante de diferentes culturas y religiones como la del cristianismo, la religión musulmanas, la judía e, incluso, elementos del antiguo Egipto.

Se utilizan símbolos cristianos como El Papa y El Juicio, además de constantes referencias a la cábala como El Colgado, cuyos 10 botones de la pechera son bastante similares a los 10 sefirot del Árbol de la Vida. También se utiliza el nueve como número sagrado, lo cual es una simbología perteneciente a la tradición iniciática musulmana.

A partir del siglo XX, también se produjeron diferentes mazos de corte esotérico, los cuales profundizaban aún más en la relación entre la cábala, la astrología y los lazos con culturas anteriores. De todos, el Tarot Rider-Waite, de Arthur E. Waite, quien pertenecía a la Orden Hermética del Alba Dorada, fue el más relevante y su uso adivinatorio llega hasta nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.